¿Ha cambiado la forma o el tamaño de tus lunares?

Los cambios pueden ser un síntoma de cáncer de piel.

Los que tenemos lunares a veces no les damos demasiada importancia. Sin embargo, debemos reeducarnos y dedicar el tiempo suficiente a revisarlos. Y es que un cambio en el tamaño o la forma de tus lunares, puede ser uno de los primeros síntomas de un cáncer de piel.

No es necesario que se haga todos los días, puesto que la mayoría de los lunares no son peligrosos. Pero sí que no te olvides de ellos para siempre.

Los que más debes vigilar son los que son diferentes al resto de lunares que tienes en el cuerpo y sobre todo los que más están expuestos al sol. También debes estar atento a los lunares que aparezcan a partir de los 30 años, que cambian de color, tamaño y/o forma. Por último, te puede poner sobre alerta cualquier lunar que sangre, pique o se vuelva sensible o doloroso.

Una vez que hayas notado cualquiera de estas circunstancias, deberías acudir a un dermatólogo, para que los revise. El especialista puede tomar una pequeña muestra de tejido para examinarla, e incluso decidir eliminarlo.

El 22% de los pacientes con psoriasis sufre de forma grave la enfermedad

Una buena parte de los que sufren psoriasis no están diagnosticados

La psoriasis afecta de forma grave o muy grave a un 22% de la población española. Además, el 14% de los que la padecen no reciben tratamiento, según datos arrojados por la Encuesta IMPAS, en la que han participado un total de 1.209 pacientes.

Los afectados ven afectada su calidad de vida, por lo que es muy importante el diagnóstico precoz de los pacientes. La vicepresidenta de Acción Psoriasis, Montserrat Ginés, considera que hay que “buscar soluciones para mejorar la salud e incrementar la calidad de vida de estas personas, ya que como demuestra el estudio se ve afectada de forma grave”. En esa línea, se ha incidido también en la necesidad de cambiar los hábitos de vida del paciente y ofrecer un tratamiento integral y personalizado desde los centros médicos.

Otra de las principales conclusiones es que 85% de los participantes en la encuesta tiene alguna enfermedad asociada a la psoriasis y la mayor parte de ellas han aparecido después del diagnóstico de la misma. Algunas de estas enfermedades son la diabetes (56%), enfermedad hepática (67%), hipertensión (59%) y problemas cardiovasculares (56%). Además se ha relacionado la aparición de ansiedad y depresión con el diagnóstico de psoriasis. Por último, la artritis psoriásica aparece en un 55% de los casos después que la psoriasis y el sobrepeso en un 45% de los pacientes.

 

29 de Octubre: Día Mundial de la Psoriasis

Las psoriasis afecta a la calidad de vida de los pacientes

#Rompiendobarreras es el lema del Día Mundial de la Psoriasis 2016, que se celebra el 29 de octubre. Durante este día, las asociaciones de pacientes de psoriasis y artritis psoriásica pretenden denunciar a nivel mundial las barreras con las que las personas con psoriasis se enfrentan cada día. Estas barreras se encuentran tanto en el sistema de salud, como en el trabajo, la escuela y en las relaciones sociales.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica sistémica, de naturaleza inmunológica. Tiene predisposición genética y desencadenantes multifactoriales. Los síntomas característicos son afectación de piel, semimucosas, mucosas y anexos, y las articulaciones. Se presentan lesiones rojas en la piel, recubiertas de escamas blanquecinas. Estas lesiones pican, duelen y a veces sangran. Las zonas más afectadas suelen ser codos, rodillas, cuero cabelludo.

Esta enfermedad influye notablemente en la calidad de vida de los que la sufren, y puede asociarse a la aparición de otras enfermedades.

Por el contrario, la psoriasis no es contagiosa y puede tratarse con las recomendaciones de un médico dermatólogo.