La menopausia precoz se asocia a problemas cardiovasculares

Un 20% de la población femenina sufre menopausia prematura.

revisión ginecólogoSe considera menopausia precoz aquella que ocurre antes de los 45 años. Se calcula que un 20% de la población femenina mundial sufre menopausia prematura. Aunque en ocasiones, este proceso se delante de forma natural, puede producirse por someterse a ciertos tratamientos para el cáncer o la extirpación de ovarios y/o útero.

Estas mujeres tienen más probabilidades de padecer enfermedades cardiovasculares y según diversos estudios, fallecen más jóvenes que aquellas mujeres que sufren la menopausia en épocas más tardías de su vida.

En concreto, las mujeres que han tenido menopausia precoz tienen un 50% más de riesgo de padecer enfermedad cardiaca coronaria; un 20% más de riesgo de fallecer por enfermedad cardiovascular; y tienen un 12% más de posibilidades de morir.

Estos estudios arrojan la necesidad de cuidar la salud cardiovascular de las mujeres menopaúsicas, debido a que es un periodo crítico en que se ven sometidas a muchos cambios en su cuerpo. Sólo de esta forma será posible reducir los riesgos.

Tu ginecólogo te indicará en qué fase estás del proceso y si hay que tomar otras medidas para prevenir futuros problemas.

Síntomas de la menopausia prematura

Aunque el primer síntoma suele ser la irregularidades en el periodo, existen otros factores que pueden indicarnos que estamos sufriendo esta patología:

  • Sofocos y sudores.
  • Dolores de cabeza.
  • Disminución de la líbido.
  • Cambios de ánimo.
  • Baja autoestima.
  • Cambios de peso.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Sequedad en la piel, ojos y boca.

La ansiedad en el embarazo puede aumentar la depresión postparto

La atención médica a mujeres embarazadas debe incluir aspectos psicológicos.

Un estudio médico ha revelado que la presencia de una mayor inestabilidad emocional durante el embarazo puede producir una sensación de negatividad al final del parto y por ende, a producir depresión postparto. La ansiedad por las expectativas del parto es uno de los factores que mayor presencia se ha tenido en las participantes en el estudio. Muchas de estas mujeres presentan una preocupación excesiva primero por el estado del feto y más tarde por la atención médica y las complicaciones del parto.

Participaron un total de 285 mujeres gestantes en las que se analizaron múltiples variables psicológicas. Personalidad, preocupaciones, miedos sobre el parto, conocimientos sobre la depresión postparto, son algunas de estas variables. Además, se les realizó un seguimiento desde el primer trimestre del embarazo hasta cuatro meses después de dar a luz.

Durante el embarazo se producen muchos cambios en el cuerpo de la mujer: físicos, metabólicos, hormonales, y como no, psicológicos. Para disminuir estos últimos, el papel de las matronas puede ser muy importante. Ellas pueden prestar información a las futuras madres y reconfortarlas ante todas sus preocupaciones.

Por lo tanto, queda demostrado que la atención médica a mujeres embarazadas debe incluir los aspectos psicológicos, con el objetivo de minimizar los riesgos.