En verano, los mayores necesitan beber agua aunque no tengan sed

Con la edad disminuye la sensación de sed, por eso no hay que esperar a sentirlo.

Para cualquier persona es importante ingerir la suficiente cantidad de líquido, sobre todo en verano, para prevenir la deshidratación. Pero más importante es en las personas mayores, que deben beber aun sin tener sed.

Los médicos recomiendan beber entre seis y ocho vasos de líquido al día. Además, se recomienda consumir alimentos que tengan gran contenido de agua, como frutas y verduras, ya que éstas también ayudan a mantener la hidratación adecuada.

Para hacerlo de forma correcta debemos elegir líquidos que sean bajas en azúcar y ricas en sales minerales. La temperatura del líquido debe estar entre 11 y 14 grados y debemos intentar consumir más por la mañana y a media tarde y disminuir la cantidad por la noche, para no aumentar la necesidad de micción.

Por último, es importante beber nada más levantarse uno o dos vasos de agua para facilitar el movimiento intestinal.

Atención a los síntomas de la deshidratación

Debemos mantenernos atentos a los síntomas de deshidratación, como por ejemplo la sed, sequedad de mucosas y piel, disminución de la orina y estreñimiento. En los casos más graves se produce también una pérdida brusca de peso, orina oscura y concentrada, somnolencia, cefalea y fatiga extrema, entre otros.

Con la edad, disminuye la sensación de sed, por lo que se puede llegar a tener deshidratación casi sin darnos cuenta. De ahí que estas personas deban beber sin llegar a tener sed, porque la idea es que esa sensación no se provoque nunca.

En verano ¡hidrátate bien!

Debemos beber al menos 2 o 3 litros al día.

hidratarse en veranoNo nos cansamos de repetir siempre el mismo mantra: ¡hay que beber mucha agua! Es bueno para evitar enfermedades renales, para prevenir la obesidad y algunos tipos de cáncer, y además nos ayuda a mantener nuestro organismo en un nivel adecuado.

Como ya sabéis, hay que procurar beber todos los días un mínimo de 2 o 3 litros de agua al día. Puede ser solo en agua, o también en infusiones, sopas o zumos. Sólo de esta forma conseguiremos mantener la adecuada hidratación de nuestro cuerpo.

En invierno es más difícil, pero en verano y con estos calores, nos resulta más fácil. Pero en verano no sólo apetece más, sino que es prácticamente obligatorio. Sin darnos cuenta, el calor hace que perdamos mucho líquido y nos vayamos deshidratando poco a poco. Por eso aconsejamos incluso ir siempre acompañado de una botella de agua para obligarnos a beber de vez en cuando.

Sigue estas 5 normas para estar hidratado todo el día:

  • Bebe sin esperar a tener sed.
  • Las bebidas isotónicas pueden ayudarte a rehidratarse.
  • Bebe de 2 a 3 litros de agua al día.
  • No olvides hidratarte antes y después de realizar actividades físicas.
  • Ten en cuenta tu tipo de dietas para determinar concretamente el agua que debes beber. Y ante la duda, consulta al especialista de medicina interna.

Mejor por dentro y por fuera

¿Quieres más motivos para tomar más agua? Pues ahí van más, porque además de conseguir una mejor salud, también conseguiremos aumentar nuestra belleza. La piel está más luminosa cuando estamos hidratados y evitaremos la tan temida retención de líquidos, que nos hace engordar.

Por último, el agua hará que nuestras digestiones sean más fáciles y regularás mejor tu temperatura corporal. Del mismo modo te sentirás con más energía.

Más importante en niños y ancianos

Y si para cualquier persona es importante beber mucha cantidad de agua, mucho más para los niños y personas mayores. Estas últimas regulan peor la cantidad de líquidos de su organismo y sienten menos necesidad de agua. Sin darse cuenta, los ancianos pueden llegar a deshidratarse, por lo que es muy positivo obligarles a que beban agua continuamente.

Lo mismo ocurre con los niños, que habrá que estar encima de ellos para que beban de forma constate. Y es que los más pequeños tienen la consciencia de la sed poco desarrollada.

Jugar a videojuegos más de 9 horas semanales se asocia a problemas de conducta

Además estos niños poseen menos habilidades sociales

Según un estudio realizado por investigadores del Hospital del Mar y del Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona, los niños que juegan 9 horas semanales a los videojuegos, pueden verse afectados por problemas de conducta y poseer menos habilidades sociales.

Durante el estudio se ha investigado la relación entre las horas que dedican a la semana los niños a jugar con videojuegos y la aparición o no de ciertas habilidades intelectuales y problemas de conducta. La muestra estaba compuesta por 2.442 niños de entre 7 y 11 años.

Por el contrario, a pesar de lo que se cree, jugar dos horas a la semana, puede ser beneficioso para los pequeños. De hecho, según los datos arrojados por el estudio, los niños que juegan con videojuegos tienen mejores habilidades motoras y un mejor rendimiento escolar. Pero para obtener estos beneficios, basta con 2 horas a la semana.

Los niños que jugaban 9 horas al día presentaban problemas de conducta, conflictos con los compañeros y menores habilidades sociales.

Por lo tanto, los expertos han concluido que los videojuegos en sí mismos no son ni buenos ni malos, sino que el problema está en la cantidad de tiempo que se invierte en ellos.

Problemas de conducta en niños que juegan a los videojuegos 9 horas semanales o mas

Fumar 1 paquete al día durante un año causa mas de 150 mutaciones celulares

El terrible daño genético de fumar puede acabar provocando cáncer

Un equipo de científicos ha medido el terrible daño genético causado por el tabaquismo en diferentes órganos del cuerpo. Además han identificado varios mecanismos distintos para los cuales el tabaco causa mutaciones en el ADN, lo que provoca cáncer.

El estudio ha demostrado que existe un vínculo directo entre el número de cigarrillos fumados en la vida y la cifra de mutaciones en el ADN del tumor. Las tasas de mutación más altas se observaron en los cánceres de pulmón, pero los tumores en otras partes del cuerpo también contenían estas mutaciones asociadas al tabaquismo, lo que muestra como fumar causa muchos tipos de cáncer humano.

También altera las células de la laringe, faringe, boca, vejiga e hígado. De hecho, fumar ha sido vinculado al menos con 17 tipos de cáncer humano.

Como decíamos, el cáncer es provocado por la mutación del ADN de una célula. Así, se han encontrado sustanciales diferencias entre los cánceres de las personas fumadoras y las que no lo eran. Estudiaron más de 5.000 tumores y encontraron que fumar un paquete de tabaco al día produjo 150 mutaciones en cada célula pulmonar al año. Y estas mutaciones son potenciales puntos de partida para padecer cáncer.

El tabaco produce la muerte de al menos 6 millones de personas cada año y si las cifras siguen subiendo de esta forma, la OMS pronostica más de mil millones de muertes provocadas por el tabaco en este siglo.

Fumar causa 150 mutaciones en células pulmonares y otros órganos