La exposición solar incrementa un 4% el riesgo de padecer alteraciones en el cristalino

Unas buenas gafas de sol pueden reducir el riesgo en un 2%

oftalmólogoExponerse demasiado al sol puede ser malo por muchos motivos. Y aunque hablando de este tema, lo primero que se nos viene a la mente es la piel, hay otros factores en los que debemos pensar antes de ponernos al sol. Entre ellos están los ojos, una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo y al que no le prestamos en ocasiones la atención suficiente.

Debes saber que exponerse de forma exagerada al sol incrementa un 4% la posibilidad de desarrollar alteraciones en el cristalino. Los rayos ultravioleta que alcanzan la superficie terrestre pueden llegar a causar problemas en la retina y la córnea.

Para evitarlo, el oftalmólogo siempre te recomendará el uso de gafas de sol homologadas, porque pueden reducir en un 2% ese riesgo. Debes elegir unas buenas gafas y que estén marcadas con el sello de la Comunidad Europea (CE), para asegurarte de que cumplen con la normativa.

¿Cómo elegir el modelo perfecto?

Según la normativa europea, los filtros de protección solar en las gafas de sol se clasifican en 5 categorías, del 0 al 4.

Para conducir se aconseja que las gafas de sol tengan una categoría 1,2 o 3. El 4 podría dificultar la visión y el 0 sería demasiado poco para prevenir que te deslumbre el sol. En verano necesitamos una protección 2 o 3. Sin embargo, si las utilizamos para practicar deportes de agua o montaña, mejor elegiremos una con un filtro 4.

No debemos olvidarnos de los niños y personas mayores, que son más sensibles aún a las radiaciones del sol. Estos deben llevar siempre unas gafas de sol de categoría 2 o 3.

Mitos en los que no debemos caer

Tenemos una serie de prejuicios preconcebidos que nos hacen elegir unas gafas en vez de otras, pensando que son mejores. Pero no siempre son reales estas creencias. Por ejemplo, tenemos la costumbre de creer que las gafas de sol más caras son las de mejor calidad; y nada más lejos de la realidad. No debemos pensar que porque sean caras son las mejores y debemos cuidar su elección.

Por otro lado, el color del cristal no es indicativo de la protección. Es decir, que tenga una lente más oscura no quiere decir que proteja más.