Diversos estudios descartan la relación entre su consumo y las enfermedades cardiovasculares

Durante muchos años se creyó que el consumo de huevos podía ser perjudicial para la salud cardiovascular, debido al aporte de colesterol que tiene la yema. Por ello, los nutricionistas y especialistas en alimentación recomendaban restringir el consumo de huevos.

Desde los años 90, y basándose en diversos estudios, se ha producido un cambio de tendencia sobre la ingesta de este alimento. De hecho, se empezó a considerar el gran valor nutricional del huevo.

Asimismo, desde la Asociación Americana del Corazón (AHA), aseguran que el colesterol procedente del consumo de huevos no añade ningún riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Incluso recomiendan tomar un huevo diario en personas totalmente sanas y hasta 4 por semana en personas con otros factores de riesgo.

En lo que todos los especialistas coinciden es el elevado aporte de nutrientes de los huevos. Contienen sales minerales, ácido fólico, vitamina B, proteínas y ácidos grasos monoinsaturados. Todos estos nutrientes podrían incluso ayudar a reducir el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias del corazón.