Gripe, otitis o bronquitis son algunas de las enfermedades más habituales

pediatra madridEn invierno los niños son más vulnerables a las bajas temperaturas y, por lo tanto, a contraer enfermedades. Su sistema inmunológico no está tan preparado como el de un adulto, por lo que debemos tener más cuidado para evitar que se enferme continuamente. Sin embargo, no queremos alarmaros, porque las enfermedades típicas de esta época son normalmente puntuales y no entrañan gravedad. No obstante, debemos tratarlas correctamente, porque de lo contrario, se pueden convertir en enfermedades crónicas o un riesgo claro para la salud.

Las enfermedades más habituales son la gripe, faringitis, amigdalitis, bronquitis, neumonía o pulmonía, otitis, bronquiolitis y asma bronquial. Todas tienen síntomas parecidos, pero su tratamiento es distinto, por lo que aconsejamos acudir al médico ante los primeros síntomas.

Consejos para cuidar a los niños en invierno

A continuación, os ofrecemos una serie de consejos para evitar que los más pequeños enfermen durante las épocas más frías del año:

  • Evita los cambios bruscos de temperatura. En casa, lo mejor es tener una temperatura templada, evitar que haga mucho calor. De lo contrario, cuando salgamos a la calle, el cambio será muy brusco y los niños tendrán más riesgo de enfermar.
  • Del mismo modo, intentaremos mantener los niveles de humedad en casa. Cuando el ambiente es muy seco, se agravan las enfermedades respiratorias. Podemos utilizar un humidificador para mejorar las condiciones de humedad.
  • Debemos evitar el contagio. Para ello, podemos evitar permanecer mucho tiempo en sitios cerrados con mucha gente, mantener alejado al niño de personas enfermas, hacer que el niño se lave las manos con frecuencia, evitar que comparta vasos, cubiertos o toallas con otros niños.
  • No nos pasemos abrigando a los niños en casa. Cuando salgamos fuera, debemos taparles la boca y nariz al salir a la calle.
  • Ventilar las habitaciones al menos 10 minutos al día, para que se “limpien” de microbios.
  • Proporcionar a los más pequeños una alimentación adecuada rica en frutas y verduras y Vitamina A y C.
  • Si tu hijo padece una enfermedad crónica, valorar junto con tu pediatra la posibilidad de vacunarlo contra la gripe.

Y si a pesar de haber tomado todas las medidas oportunas, el niño lleva 2 días o más con síntomas, no dejes de consultar a tu médico o pediatra.