La moda de las dietas sin gluten llega cada vez a más personas

Llevar una dieta sin gluten se ha convertido en una moda que siguen millones de personas en el mundo. Incluso muchas celebrities proclaman a los cuatro vientos que son seguidores de este tipo de dieta, en unos casos por salud y en otros para perder peso.

En Estados Unidos se calcula que hay alrededor de 70 millones de estadounidenses que han cortado su relación con el gluten. En Reino Unido, son un 60% de los adultos.

Dentro de las intolerancias alimenticias, la enfermedad celiaca es cada vez más común. Sin embargo, esto no es suficiente para explicar la creciente popularidad de esta alimentación.

Una dieta sin gluten no hace perder peso

Esta tendencia apoya que el gluten no es solo malo para celiacos. Además, asegura que llevando una dieta sin gluten se pierde peso. Los expertos aclaran que esta teoría es falsa y que los alimentos sin gluten tienen en muchas ocasiones más calorías que sus “hermanos” con gluten, por ejemplo, una galleta normal puede tener 70 calorías, mientras que una sin gluten puede llegar a las 120 calorías.

Aseguran que la única forma de perder peso con una dieta sin gluten es basando la alimentación en productos naturales como el pescado fresco, carne, verduras y fruta.

Aunque el gluten no tiene valor nutritivo en sí mismo, cambiar tu alimentación de forma tan radical sin el asesoramiento de un especialista no es aconsejable. Dejar de ingerir gluten puede privarte de vitaminas y fibras que ayudan a mantener una nutrición equilibrada.

Si crees que puedes ser intolerante al gluten acude al alergólogo, o al nutricionista y ellos te darán todas las indicaciones a seguir para llevar una dieta adecuada, tras realizar las pruebas necesarias.