Muerte súbita

muerte súbitaLa muerte súbita se produce cuando el paciente sufre una repentina e inesperada parada cardíaca, cuando aparentemente está completamente sana. La definición médica sería: “La muerte súbita es el fallecimiento que se produce en la primera hora desde el inicio de los síntomas o el fallecimiento inesperado de una persona aparentemente sana que vive sola y se encontraba bien en plazo de las 24 horas previas”.

¿Qué causa una muerte súbita?

La principal causa es una arritmia cardiaca. Esta arritmia se conoce como fibrilación ventricular. Hace que el corazón pierda su capacidad de contraerse de forma organizada, por lo que deja de latir y de bombear sangre. Cae en picado la presión sanguínea y el riego en todo el cuerpo, incluido el cerebro.

Cuando una persona sufre una muerte súbita pierde primero el pulso, y pocos segundos después el conocimiento y la capacidad de respirar. A no ser que se reciba atención médica inmediata, la muerte se produce en tan solo unos minutos. Si por suerte consigue atención médica en los primeros minutos, le realizarán reanimación cardiopulmonar. En muchos casos, este tratamiento consigue que la arritmia desaparezca y el paciente se recupere por completo. Cuando no lo hacen, pueden sufrir secuelas debido a la falta de oxígeno, sobre todo en el cerebro.

La fibrilación ventricular es muy rara en personas con corazones sanos. No obstante, las causas principales son:

  • En personas mayores de 35 años, el infarto agudo de miocardio.
  • Suele estar relacionada con enfermedades cardíacas previas.

Asimismo, existen factores de riesgo tales como:

  • La edad. Principalmente entre el nacimiento y los 6 primeros meses de edad (muerte súbita del lactante) y entre los 45 y 74 años.
  • La muerte súbita es más frecuente en los hombres que en las mujeres.
  • Ser fumador.
  • Padecer otras patologías como hipercolesterolemia, diabetes, hipertensión, obesidad,…
  • La ingesta de drogas o algunos medicamentos.

¿Qué síntomas tiene la muerte súbita?

Las personas que sufren una muerte súbita, presentan los siguientes síntomas:

  • Pérdida del conocimiento.
  • Incapacidad para respirar rápidamente.
  • Si no se recibe atención, la piel se vuelve violácea, por la falta de oxígeno.

¿Existe tratamiento para la muerte súbita?

La más importante para conseguir la efectividad de cualquier tratamiento es realizarlo en los primeros minutos. De hecho, se cree que por cada minuto que pasa, existe un 10% menos de posibilidades de que el paciente se recupere totalmente.

El tratamiento más eficaz (siempre realizado en los primeros minutos) es la desfibrilación. El corazón recibe una descarga eléctrica controlada con un desfibrilador. En otras palabras, se reinicia desde cero la actividad del corazón, con lo que suele recuperar su ritmo habitual.

Si no tenemos la suerte de tener a mano un desfibrilador, es importante realizar la reanimación cardiopulmonar, para prolongar el tiempo en que la desfibrilación pueda ser eficaz.

Si estás delante de una persona que sufre una parada cardíaca, es importante que llames a emergencias lo antes posible y que expliques bien qué es lo que le ocurre. Mientras se espera al servicio médico, debemos valorar si el paciente respira o no. Si ha sufrido una parada cardíaca y no respira se le debe realizar la reanimación cardiopulmonar (no el boca a boca, sino un masaje cardíaco correcto). ¿Y cómo se realiza? Se colocan ambas manos en el centro del esternón del paciente y se hacen compresiones hacia abajo con los brazos extendidos en ángulo recto respecto cuerpo de la víctima. No hay que presionar demasiado el esternón, sólo unos 4-5 centímetros. La frecuencia debe ser de unas 100 veces por minuto, de forma regular y rítmica. Y por último, pero no por ello menos importante, se debe mantener la reanimación hasta que el paciente recupere el conocimiento o hasta que llegue el servicio médico.

También te puede interesar:

 


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

Evitar las bebidas excesivamente calientes.La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)
Metro: Ciudad Lineal

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos:

    aegon              adeslas    medico asisa   cáser    cigna   dkv seguros  afemefa      hna salud    mapfre    mediafiatc       y muchas más aseguradoras, pregunta por la tuya.

Guardar

Guardar

Guardar