Hernia Umbilical (Tratamiento Quirúrgico)

No es un problema grave pero puede producir dolor en la vida diaria.

hernia umbilical madridUna hernia umbilical es una bolsa formada del revestimiento interno del vientre (cavidad abdominal) que sobresale a través de un agujero en la pared abdominal en la zona del ombligo. No se trata de un problema grave, pero produce dolor al realizar ciertas actividades de la vida diaria.

Una de las complicaciones que suele ocurrir es la estrangulación de la parte del intestino que forma el bulto, lo que provoca la falta de riego sanguíneo en esta parte del intestino. Por ello, es necesario operar.

¿En qué consiste la operación de hernia umbilical?

La cirugía que se utiliza para reparar la hernia umbilical se llama hernioplastia y requiere anestesia general. Si la hernia no es muy grande, el cirujano puede decidir utilizar anestesia epidural o local, para no tener que dormirle.

Para comenzar la intervención, se realiza una incisión quirúrgica bajo el ombligo. Se localiza la hernia y se separan los tejidos de alrededor. Para terminar introduciendo el intestino que sobresale dentro del abdomen. Una vez finalizada la operación se sutura la herida con puntos fuertes. Si el cirujano lo considera, antes de cerrar se puede colocar una malla en la zona débil para evitar que vuelva a producirse la hernia.

La duración de esta operación de es de 30 a 40 minutos, dependiendo de las características del paciente.

Otra forma de operar este tipo de hernia, menos invasiva, es por laparoscopia. Se introduce el laparoscopio a través de una pequeña incisión, a través de la cual se realiza la misma intervención. De esta forma la recuperación es más rápida. La duración de la intervención es de unos 90 a 120 minutos.

¿Cuándo se realiza una intervención en una hernia?

Las hernias umbilicales son bastante comunes tanto en niños como en adultos. En adultos son más habituales en personas con sobrepeso y en mujeres, sobre todo después del embarazo.

Las hernias más pequeñas no suelen presentar síntomas. Sin embargo, si es más grande se corre el riesgo de que algún pedazo del tejido adiposo o una parte del intestino se atasque en la hernia y resulte imposible reintroducirlos. En estos casos y en los que puede haber otras complicaciones de salud, se necesita una cirugía. También se utiliza cirugía cuando las hernias se vuelven muy grandes y dolorosas.

Con la operación se asegura el tejido de la pared abdominal debilitado (fascia), cerrándose cualquier agujero.

¿Qué riesgos tiene la cirugía?

En general, los riesgos de una cirugía de hernia umbilical son muy bajos, a no ser que la persona tenga otros problemas de salud más graves. Sin embargo, algunos de los riesgos que pueden sufrirse son algún sangrado o infección, que la hernia vuelva a aparecer o muy raramente que se lesione el intestino delgado o grueso.

¿Cómo es la recuperación de una cirugía de hernia umbilical?

Normalmente, la cirugía se realiza de forma ambulatoria, por lo que no requiere que el paciente pase la noche en el hospital. En algunos casos en que la reparación ha sido más complicada, se puede requerir una hospitalización breve, aunque no es lo normal. El paciente puede realizar cualquier actividad normal en unas 2 o 4 semanas. Durante las semanas de recuperación se recomienda al paciente evitar la realización de esfuerzos físicos importantes.

¿Puede reaparecer la hernia?

Siempre existe alguna posibilidad de que la hernia reaparezca, aunque para las personas con buen estado de salud, el riesgo es muy bajo.


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: