Histerectomía Abdominal (Extirparción de Útero) / Histerectomía Laparoscópica / Histerectomía Vaginal

La histerectomía es la intervención que se lleva a cabo para extirpar el útero (matriz) de una mujer. Se trata de una cirugía mayor que requiere hospitalización (cuya duración dependerá del tipo de histerectomía).

¿En qué consiste la histerectomía?

Esta intervención puede realizarse forma total o parcial. Es decir, se puede llevar a cabo la extirpación de todo el útero o sólo una parte. Una histerectomía puede ir combinada o no con la extirpación de las trompas de Falopio y los ovarios.

  • La histerectomía total es la operación más común e incluye la extirpación del útero y cérvix o cuello uterino.
  • La histerectomía parcial implica la extirpación del cuerpo del útero, dejando el cérvix.

Además existe la conocida como histerectomía radical que implica la extirpación del útero, cérvix, una pequeña porción de la parte superior de la vagina y algo de tejido conjuntivo de la pelvis (este tipo sólo se suele realizar en casos de cáncer de cérvix).

¿Cómo se lleva a cabo la intervención?

La histerectomía se puede realizar de diferentes formas:

  • Histerectomía abdominal, que se realiza a través de una incisión quirúrgica en el abdomen.   
  • Histerectomía laparoscópica, que se lleva a cabo con tres a cuatro pequeñas incisiones en el vientre y se extirpa el útero usando un laparoscopio.
  • Histerectomía vaginal, que se realiza con una incisión en la vagina y se usa un laparoscopio. Lo mejor de este método es que no deja signos visibles.

El médico decidirá cuál es la mejor forma de proceder, dependiendo de su salud, de su historia clínica y del objetivo de la cirugía.

En el caso de realizar la cirugía a través de laparoscopio o la vagina, la recuperación es más rápida, y la paciente puede abandonar el hospital el día después de la intervención. Cuando la operación se realiza con una incisión en el abdomen, necesita alargar la estancia en el hospital unos días más.

¿Por qué se realiza una histerectomía?

La histerectomía es una de las intervenciones ginecológicas más frecuentes. Se puede llevar a cabo por múltiples razones, entre las que se encuentran:

  • Cáncer de útero.
  • Cáncer de cuello uterino o displasia cervical, que puede llevar al cáncer.
  • Cáncer de ovarios.
  • Adeonomiosis, una patología que provoca reglas abundantes y dolorosas.
  • Endometriosis grave, imposible de tratar de otra forma.
  • Sangrado vaginal intenso y prolongado que no mejora con otros tratamientos.
  • Prolapso uterino (desplazamiento del útero hacia la vagina).
  • Tumores en el útero.
  • Sangrado incontrolable durante el parto.
Riesgos de la histerectomía

La histerectomía tiene los mismos riesgos de cualquier otra operación, y aunque no suelen producirse problemas, algunos casos que se han conocido tras una histerectomía incluyen:

  • Lesión de la vejiga o los uréteres.
  • Menopausia temprana si se extirpan los ovarios.
  • Disminución de la libido.
  • Aumento del riesgo de cardiopatía si los ovarios se extirpan antes de la menopausia.
¿Qué puedo esperar tras la histerectomía?

La recuperación de la paciente también dependerá del método utilizado para la histerectomía:

  • Histerectomía abdominal: 4 a 6 semanas.
  • Histerectomía vaginal: 3 a 4 semanas.
  • Histerectomía laparoscópica total o asistida por robot: 2 a 4 semanas.

En el caso de que la extirpación se haya realizado por un cáncer, puede que su médico le recomiende un tratamiento adicional (radioterapia, quimioterapia).

Algunas mujeres pueden sentirse anímicamente decaídas tras una extirpación de útero. Es importante que la paciente tenga apoyo emocional y reciba la información adecuada de su ginecólogo para adaptarse a su nueva situación.

Por el contrario de lo que se podría esperar, la vida sexual no suele verse afectada tras la intervención. Incluso puede mejorar, por la reducción de los dolores que podía sufrir anterior mente la paciente.

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: