OTORRINOLARINGOLOGÍA

PEDIR CITA¿TIENES DUDAS?

OTORRINOLARINGOLOGÍA

PEDIR CITA

Tratamos patologías de:

N

Oído

N

Nariz

N

Senos paranasales

N

Garganta

N

Laringe

N

Cuello

GARGANTA

Presenta muchas y variadas patologías, que por su frecuencia e importancia, un diagnóstico precoz puede suponer una mejora importante en la calidad de vida.

Amigdalitis

Los niños padecen en su infancia procesos catarrales de vías altas, dolores de garganta y las famosas amigdalitis, también llamadas anginas. Son episodios de fiebre con placas en la garganta, que se pueden tratar de muchas formas.

Los adultos también, con mucha frecuencia tienen dolores de garganta, y las llamadas faringitis secas, que cursan con carraspera, tos y sequedad.

Cáncer de garganta y laringe en fumadores crónicos

Otra patología muy importante y relativamente frecuente es el cáncer de garganta y de laringe, más predominante en los fumadores crónicos. El síntoma más llamativo es la afonía, o mejor llamado, disfonía. Ante un episodio de disfonía de más de 15 días de evolución es obligado hacer una exploración de las cuerdas vocales para poder diagnosticar precozmente este tipo de enfermedad.

La disfonía no solo se produce por un cáncer, también son muy frecuentes los pólipos y los nódulos de las cuerdas vocales, que son procesos totalmente benignos, pero que si no se diagnostican correctamente, ocasionan muchas molestias a los pacientes.

El diagnóstico precoz del cáncer de laringe es muy fácil, se pueden visualizar las cuerdas vocales mediante el uso de los fibroscopios, que con muy pocas molestias permiten ver con mucha precisión y hacer diagnósticos de lesiones muy pequeñas que pueden ser tratadas con microcirugía laríngea. De la misma manera se pueden diagnosticar las alteraciones de la voz, como nódulos y pólipos de las cuerdas vocales. Todo fumador crónico debe revisarse la garganta al menos una vez al año, y si presenta molestias de garganta, afonía o tos crónica, acudir de forma inmediata.

Síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS)

El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) afecta tanto a niños como a los adultos, aunque los motivos en unos y otros son bien diferentes. Los niños roncadores son muy habituales a los 2 a 3 años, y eso se debe a una hipertrofia (aumento de tamaño) tanto de las amígdalas como de las vegetaciones (adenoides). Cuando el ronquido es muy intenso, pueden llegar a tener paradas respiratorias, las llamadas apneas, en estas situaciones puede ser necesario la cirugía para extirpar las anginas y las vegetaciones.

Los adultos que padecen SAOS, tienen otros motivos que lo ocasionan, por una parte una hipertrofia de la base de la lengua, junto con un aumento de peso y una mayor relajación de la musculatura faríngea hacen que se ronque más, en estos casos, una vez descartado el componente obstructivo de la vía aérea, se usan tratamientos ortoprotésicos y mecánicos (CPAP).

Síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) en niños

A los niños roncadores con SAOS se les diagnostica y trata dependiendo de grado de obstrucción, bien mediante la extirpación de las amígdalas y vegetaciones o también mediante la reducción del tamaño de las mismas con la aplicación de la radiofrecuencia de las amígdalas, que es mucho menos dolorosa y sangrante que la amigdalectomía clásica. Lo importante es hacer un diagnóstico correcto de su grado de apnea y aplicar el tratamiento adecuado. La cirugía de las amígdalas y adenoides (vegetaciones), se realiza bajo anestesia general y los resultados son siempre resolutivos.

NARIZ

Realizamos exploraciones de las fosas nasales, mediante endoscopia nasal y nasofaríngea.

Vegetaciones

En los niños pequeños la nariz se obstruye muchas veces por la hipertrofia de las adenoides (vegetaciones), que ya se ha comentado antes. En Clinica Fuensanta, realizamos exploraciones de las fosas nasales, mediante endoscopia nasal y nasofaríngea. El tratamiento de las vegetaciones, si son muy obstructivas y no responde a tratamiento médico, será la extirpación (adenoidectomía).

Pólipos nasales

Relativamente frecuentes son los pólipos nasales, que también obstruyen la nariz de forma muy molesta, dificultando el olfato. La poliposis nasal, si es muy obstructiva y no responde a tratamiento médico, se trata mediante cirugía endoscópica.

Rinitis

Muy frecuente es la presencia de rinitis tanto catarrales como alérgicas o intrínsecas, en los niños pequeños, hasta los 4 años, son las rinitis de tipo catarral las que más predominan. En las rinitis alérgicas, se debe hacer un diagnóstico de su causa consultando con un alergólogo, para el correcto tratamiento.

 

OÍDOS

Realizamos un diagnóstico de la audición, para actuar dependiendo de los resultados; bien mediante la adaptación de audífonos o el implante coclear. La cirugía más frecuente que se realiza en los niños con pérdida de audición es la miringotomía y colocación de drenajes transtimpánicos (tubitos de ventilación) para quitar el moco de los oídos.

 
Otitis

La otitis media es la enfermedad infecciosa más frecuente de los niños, se dice que todos los niños han padecido al menos una otitis antes de los 4 años de vida. En muchas ocasiones los niños padecen la llamada otitis mucosa o serosa, que consiste en la acumulación de moco en el oído medio, que produce una hipoacusia leve, pero que si se mantiene durante varios meses puede también afectar al desarrollo del lenguaje.

Hay otras patologías de los oídos; las  llamadas  otitis externas, típicas de la entrada de agua en los oídos, en la época de los baños, piscinas, mar, etc. Estas no afectan a la audición pero son muy dolorosas, aunque habitualmente se tratan de forma eficaz y sin secuelas.

Tapones de cera

Muy frecuente es la acumulación de cera en los oídos, los llamados tapones de cera, que bloquean el oído, a veces de forma brusca, taponándolos de forma muy molesta. Afortunadamente los tapones son muy fáciles de tratar y la mayor parte de las veces con un simple lavado de oídos se soluciona el tema.

Hipoacusia (pérdida de audición)

La pérdida de audición (hipoacusia), o sordera, puede ser profunda, moderada o leve. Cuando es profunda, la mayor parte de las veces es de origen congénito, es decir, se nace con ella, y el tratamiento es o bien una prótesis auditiva (audífono) o bien un implante coclear. Actualmente, y gracias a este diagnóstico precoz, podemos tratar a estos niños, evitar las secuelas de la sordera y facilitar un correcto desarrollo del lenguaje.

La importancia de la audición

La audición es imprescindible para el correcto desarrollo del lenguaje, por eso el diagnóstico precoz de la sordera es de vital importancia. Hoy en día ya se hace de forma universal en todos los recién nacidos y gracias a eso se pueden iniciar los tratamientos adecuados lo antes posible y evitar las consecuencias de la falta de desarrollo del lenguaje.

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: