Dorsalgia

fisioterapia madridLa dorsalgia es un dolor entre la zona torácica y la región lumbar. Normalmente está causada por malas posturas. El dolor se puede sentir en un lado de la espalda, o ser bilateral.

Esta dolencia que afecta a más de la mitad de la población adulta, se puede dividir en dos tipos:

  • Dorsalgia rígida: que suele ocurrir en personas mayores y con artrosis.
  • Dorsalgia flexible: en espaldas con poca curvatura o insuficiencia ligamento-musculares.

Por otro lado, se puede distinguir entre dorsalgia mecánica, cuyos dolores son más intensos de día y durante las actividades, y la dorsalgia inflamatoria, cuyos dolores son más fuertes al final del día o de la noche y disminuyen con los primeros movimientos de la mañana.

Además, se puede consideras que la dorsalgia es crónica cuando los dolores persisten más de tres meses.

¿Qué síntomas tiene la dorsalgia?

Se puede identificar una dorsalgia por un dolor agudo en la zona superior de la espalda, entre los omoplatos. Suele doler más a última hora del día, incluso estando en reposo. Además, el paciente suele sentir alivio cuando presiona la zona con fuerza.

No obstante, se recomienda acudir al médico cuanto antes y en el caso de la dorsalgia se extienda durante un largo periodo de tiempo. Ya que los síntomas pueden esconder a veces otras patologías más graves como cáncer o neumonía.

Causas de la dorsalgia

Normalmente este dolor está causado por varias causas. Algunas de ellas pueden ser:

  • Malas posturas durante un período largo de tiempo.
  • Por exposición al frío.
  • Estrés continuado y la somatización emocional.
  • Deformidades existentes (escoliosis, dorso excesivamente plano).
  • Puntos gatillos miofasciales a nivel dorsal.
  • Enfermedades autoinmunes, como la espondilitis anquilosante o la artritis reumatoide).
  • Hernias discales o procesos degenerativos discales.

Diagnóstico de la dorsalgia

Se debe proceder a una exploración física para evaluar la musculatura, huesos y movilidad de la columna. Con esta exploración, además de descartar enfermedades más graves, se determinará en qué región se encuentra la contractura.

También se recomienda realizar una radiografía para evaluar el estado de los huesos de la columna vertebral, las eventuales deformidades cifóticas o dorso plano, una escoliosis o evaluar las articulaciones intervertebrales así como los discos y cuerpos vertebrales.

En casos más graves de dorsalgias, se pueden requerir otras pruebas como resonancia magnética y TAC, en el caso de que exista alguna sospecha de hernia de disco, o los rayos X por posibles fracturas o anomalías congénitas en los huesos.

¿Cómo se trata la dorsalgia?

Lo prioritario en el caso de sufrir una dorsalgia es aliviar el dolor que produce. El especialista puede recetar algún tipo de antiinflamatorio para sobrellevar las molestias. Sin embargo, este remedio es solo temporal, por lo que es recomendable acudir a fisioterapia y rehabilitación para tratar la causa.

Las técnicas más utilizadas son el masaje descontracturante, los estiramientos, localización de puntos gatillo, terapia miofascial, aplicación de calor en la zona para relajar la musculatura y manipulación vertebral (osteopatía).

Desde hace no mucho tiempo se utilizan otras técnicas más novedosas como la punción seca, que consiste en “pinchar” con agujas los puntos gatillo para relajar los músculos.

Por último, se recomienda mejorar la postura tanto al caminar como al sentarse

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: