Esclerodermia

Esclerodermia madridLa esclerodermia es una enfermedad que consiste en la acumulación de tejido similar al cicatricial en la piel y en otras partes del cuerpo. Además puede dañar las células que recubren las paredes de las arterias pequeñas. Es un trastorno autoinmune. El sistema inmunitario ataca por error y destruye el tejido saludable del cuerpo.

Se desconoce la causa concreta. Lo que sí se sabe es que afecta generalmente afecta a personas de 30 a 50 años de edad y más común en mujeres.

La esclerodermia puede aparecer junto con otras enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico y polimiositis. En tales casos, se denomina enfermedad del tejido conjuntivo no deferenciado o sindrome de superposición.

Síntomas de la esclerodermia

En ocasiones la esclerodermia afecta sólo a la piel, mientras que en otros casos, afectan a todo el cuerpo. En el primer caso, se llama esclerodermia localizada, que suele afectar a la piel en las manos y la cara. El segundo caso se conoce como esclerodermia o esclerosis sistémica, que puede afectar zonas grandes de la piel y órganos como el corazón, los pulmones o los riñones.

Los síntomas de la esclerodermia pueden incluir:

  • Los dedos de las manos y de los pies adquieren un color azulado o blanco en respuesta a las temperaturas frías.
  • Rigidez y tensión de la piel de los dedos de las manos, las manos, los antebrazos y la cara.
  • Pérdida del cabello.
  • Piel más clara o más oscura de lo normal.
  • Tumoraciones blancas y pequeñas por debajo de la piel.
  • Llagas en las puntas de los dedos de las manos o de los pies.
  • Piel facial tensa y con aspecto de máscara.
  • Dolor articular.
  • Entumecimiento y dolor en los pies.
  • Dolor, rigidez e inflamación de los dedos y articulaciones.
  • Dolor de muñeca.
  • Tos seca.
  • Dificultad respiratoria.
  • Sibilancias.
  • Dificultad para tragar.
  • Reflujo esofágico o acidez gástrica.
  • Distensión después de las comidas.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Problemas para controlar las heces.

Tratamiento para la esclerodermia

No existe un tratamiento específico para la esclerodermia. Se debe estudiar la extensión de la enfermedad en los pulmones, riñones, corazón y tracto gastrointestinal. Una vez se conozca, se recetará medicación para controlar los síntomas y prevenir complicaciones (corticosteroides, inmunodepresores, antiinflamatorios no esteroides, hidroxicloroquina).

Además se aconseja recibir fisioterapia para prevenir el engrosamiento de la piel.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: