Tendinitis

fisioterapia madridLa tendinitis se produce cuando se inflama un tendón, que es la estructura fibrosa que une el músculo con el hueso. Asimismo, a veces la inflamación puede ir acompañada de una hinchazón del tendón. Todo esto provoca dolor y aumento de la sensibilidad alrededor de la articulación.

Se puede producir en cualquier tendón del cuerpo, aunque las zonas más comunes son los hombros, los talones, los codos y las muñecas.

No curar bien la lesión puede provocar problemas más graves a largo plazo. Además, si no se sigue el tratamiento y las recomendaciones del médico, los síntomas de la tendinitis tienen a  reaparecer. De hecho, este problema tiene un alto nivel de reincidencia una vez que el paciente lo ha padecido una vez.

¿Qué causa la tendinitis?

La causa más común de esta dolencia es la sobrecarga muscular o una lesión. Sin embargo, puede ser producida por otra patología o por la edad, ya que el envejecimiento hace que los tendones pierdan elasticidad, produciendo la degeneración del tendón.

En los últimos años, cada vez hay más casos de tendinitis, debido a que cada vez se realiza más deporte de impacto. Y esto produce la debilitación de los tendones. También es muy común en personas que realizan trabajos en los que se empleen movimientos repetitivos y de fuerza.

Como habíamos dicho, hay patologías que pueden provocar tendinitis. Algunas de ellas son la diabetes de tipo 1 y 2 y la artritis reumatoide.

Por último, un calzado que presione mucho esa zona puede agravar algunos tipos de tendinitis como la aquílea.

Síntomas de la tendinitis

Los principales síntomas de la tendinitis son:

  • Dolor y sensibilidad al mover el tendón.
  • Incremento del dolor con el movimiento o al realizar alguna actividad.
  • Dolor durante la noche.

¿Se puede prevenir la tendinitis?

Algunas de las recomendaciones de los especialistas son:

  • Antes de realizar ejercicio de impacto, calentar correctamente.
  • Evitar movimientos repetitivos que puedan sobrecargar el tronco superior y el inferior.
  • Hacer ejercicio para mantener la flexibilidad y la fortaleza de los músculos.
  • Mantenerse correctamente hidratado-

Tipos de tendinitis

Las tendinitis más frecuentes son:

  • Epicondilitis lateral o codo de tenista. Se produce por la tensión continua de los músculos y los tendones extensores del antebrazo, que tienen su origen en el codo.
  • Epicondilitis medial o codo de golfi­sta, codo del tenista directo o codo de neisbolista. Se produce por la flexión forzada de la muñeca que daña los tendones que se insertan en el codo.
  • Tendinitis del manguito de los rotadores. Normalmente lo sufren los hombres y se caracteriza por la inflamación de la cápsula del hombro y sus tendones.
  • Tenosinovitis de DeQuervain. Inflamación de la vaina tendinosa de los tendones del pulgar.
  • Dedo en resorte o pulgar en resorte. La vaina del tendón se inflama y se engrosa, impidiendo que la persona puede extender o flexionar sin dificultad el dedo o el pulgar afectados.

¿Cómo se trata la tendinitis?

Para reducir el dolor y la inflamación de la zona afectada se recomienda reposo para relajar el tendón afectado. En el caso de un dolor más grave, se puede inmovilizar la zona. Además, se aconseja aplicación de frío o calor en la zona afectada para aliviar los síntomas.

Por otro lado, el médico puede recetar antiinflamatorios para luchar contra el dolor. Y por último, se recomienda la actuación de un fisioterapeuta para fortalecer el área, garantizar que el tendón está recuperado y evitar y prevenir futuras lesiones.

Si el paciente sigue estas recomendaciones, los síntomas mejorarán en poco tiempo. Asimismo, si la causa de la lesión es una sobrecarga muscular, se recomienda cambiar algunos hábitos y rutinas para evitar que el problema reaparezca.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: