Artroscopia Quirúrgica Menisco

La artroscopia de rodilla es una intervención quirúrgica que permite acceder a la articulación de la rodilla a través de dos pequeñas incisiones. Suele utilizarse para solucionar diferentes lesiones en la rodilla, la más frecuente es la rotura de menisco.

Este tipo de intervención es una de las más comunes y se realizan más de 4 millones de artroscopias de rodilla en todo el mundo cada año.

¿Cuándo necesito realizarme una artroscopia quirúrgica de menisco?

Este tipo de operación se suele recomendar cuando:

  • Hay que quitar o reparar cartílago de meniscos rotos
  • Se ha roto el ligamento cruzado anterior y hay que reconstruirlo.
  • Debemos recortar pedazos rotos de cartílago articular.
  • Queremos wuitar fragmentos sueltos de hueso o cartílago
  • O queremos quitar tejido sinovial inflamado
¿Cómo es la operación de artroscopia de menisco?

La intervención suele durar entre 30 y 60 minutos, aunque dependerá de las características del paciente. Por ejemplo, cuando la reparación del menisco va acompañada de otras lesiones como rotura de ligamentos, la operación suele alargarse. La artroscopia puede realizarse bajo anestesia local, regional o general.

Se realiza por artroscopia, que es un procedimiento quirúrgico por el cual la articulación se visualiza a través de una cámara (el artroscopio). Esta cámara envía la imagen al monitor, para que el cirujano pueda ver toda la estructura de la rodilla con definición.

A través de otras incisiones se introduce el resto de instrumental quirúrgico, con el que se procede a la reparación de la rodilla.

¿Cómo es el postoperatorio?

El paciente suele irse a casa como muy tarde 48 horas después de la operación. Ya en su casa realizará las curas pertinentes hasta que se le caigan los puntos. Durante los primeros días se aconseja colocar hielo en la herida 3 o 4 veces al día y mantener la pierna elevada, para evitar la inflamación. Para aliviar el dolor se recetará algún antiinflamatorio o analgésico.

El paciente utilizará muletas o bastón durante las primeras semanas, para evitar apoyar todo el peso en la rodilla intervenida. Además, se le aconseja realizar rehabilitación con un fisioterapeuta para recuperarse lo antes posible.

La recuperación total suele ocurrir entre 2 y 4 meses después de la operación. Los pacientes operados con artroscopia de rodilla se recuperan mucho más rápido que los que han sido intervenidos con cirugía tradicional.

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)
Metro: Ciudad Lineal

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos:

    aegon              adeslas       antartida       asisa        cáser    cigna   dkv segurosgenerali     afemefa      hna salud    mapfre    mediafiatc      y muchas más aseguradoras, pregunta por la tuya.

Guardar

Guardar

Guardar