Atrofia muscular

La atrofia muscular es el desgaste o pérdida del tejido muscular.

Existen dos tipos de atrofia muscular: por desuso (cuando no usamos lo suficiente determinados músculos) y neurogenética (por una lesión o enfermedad en los nervios que conectan los músculos). La segunda es la más grave.

¿Qué causa la atrofia muscular?

La atrofia por desuso puede producirse por:

  • Llevar una vida muy sedentaria.
  • Tener trabajos en los que se permanece mucho tiempo sentado.
  • Problemas de salud que limitan el movimiento.
  • No poder las extremidades por un ataque cerebrovascular u otra enfermedad cerebral.

La atrofia neurogenética se puede producir por alguna de las siguientes enfermedades:

  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig).
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Síndrome de Guillian-Barre.
  • Daño a los nervios causado por una lesión, diabetes, toxinas o alcohol.
  • Polio (poliomielitis).
  • Lesión en la médula espinal.

Otras causas que pueden causar la pérdida de movilidad muscular son:

  • Quemaduras.
  • Terapia prolongada con corticosteroides.
  • Desnutrición.
  • Distrofia muscular y otras enfermedades de los músculos.
  • Osteoartritis.
  • Artritis reumatoidea.

¿Cómo se trata la atrofia muscular?

Para tratar esta dolencia, el traumatólogo puede recomendarle recibir fisioterapia o rehabilitación. Además de la terapia manual, se puede aplicar ultrasonido, que mejora mucho los síntomas. Por último, en los casos más extremos se puede recurrir a la cirugía.

Por otro lado, el médico le aconsejará realizar actividad física en la medida de lo posible y llevar una alimentación sana.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: