Prótesis Total de Rodilla (Artroplastia)

La operación de prótesis total de rodilla se conoce también como artroplastia. Es una cirugía mayor con la que se reemplaza la articulación de la rodilla por una artificial.

Los resultados de esta operación son excelentes. Tras la recuperación total, el paciente puede andar perfectamente y no necesitará muletas.

 

¿Por qué se realiza esta intervención?

La razón que más habitualmente lleva a reemplazar la articulación de la rodilla es la artritis. Esta patología provoca un dolor intenso que impide al paciente llevar una vida normal. Algunos pacientes no pueden ni siquiera caminar. Ante los primeros síntomas, el médico puede recetar algunos tratamientos conservadores para sobrellevar el dolor. Algunos de ellos son infiltraciones o medicación analgésica.

Cuando otros tratamientos dejan de ser efectivos y el dolor se hace insoportable, su traumatólogo puede recomendarle el reemplazo de la rodilla por una prótesis.

Esta intervención se suele realizar en personas mayores de 60 años o en personas más jóvenes que han sufrido un desgaste prematuro de la articulación de la rodilla.

¿En qué consiste la intervención de prótesis total de rodilla?

La rodilla está formada por partes óseas (tibia, fémur y rótula) y partes blandas (cartílago, membrana sinovial, ligamentos, tendones y menisco). El deterioro y desgaste de estos elementos blandos suelen ser la razón principal de la aparición de la artrosis y del dolor. Y con el tiempo llevan a necesitar una operación de reemplazo.

Las prótesis pueden colocarse en el extremo inferior del fémur, en el extremo superior de la tibia o en el lado posterior de la rótula. Estas prótesis suelen estar hechas de metal y/o plástico resistente.

La intervención se puede realizar con anestesia general o epidural. Se realiza una incisión sobre la rodilla para abrirla y colocar la prótesis. Aparta la rótula y corta los extremos del fémur y la tibia para poder situarla correctamente en su sitio. Normalmente, las piezas se fijan usando tornillos o cemento óseo. Y por último, se reparan los músculos y tendones alrededor de la nueva articulación.

Suele durar alrededor de 2 horas.

¿Cómo es el postoperatorio?

El paciente tiene que permanecer en el hospital durante 3 o 4 días. Se le pedirá que empiece a moverse lo antes posible.

Se aconseja realizar una tabla de ejercicios y asistir a rehabilitación con un fisioterapeuta una vez en casa.

La recuperación total suele darse entre 4 meses y un años después de la intervención. La mayoría de las articulaciones de la rodilla artificiales dura de 10 a 15 años. Algunas pueden durar hasta 20 años antes de necesitar un nuevo reemplazo.

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)
Metro: Ciudad Lineal

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos:

    aegon              adeslas       antartida       asisa        cáser    cigna   dkv segurosgenerali     afemefa      hna salud    mapfre    mediafiatc      y muchas más aseguradoras, pregunta por la tuya.

Guardar

Guardar

Guardar