Crioterapia prostática

“Es una de las cirugías menos invasivas
para tratar el cáncer de próstata”

urologiaLa crioterapia prostática es una técnica que utiliza temperaturas muy frías para congelar y eliminar las células cancerígenas del cáncer de próstata. El mayor beneficio que presenta es que es poco invasiva, porque aunque se la llama criocirugía, realmente no es una cirugía.

¿Cómo se realiza la crioterapia?

Se trata de una intervención que se lleva a cabo con anestesia raquídea (de cintura para abajo) y sin incisiones en la piel. Dura unas 2 horas. Se insertan 6 u 8 agujas en la próstata para congelarla y de esta forma destruir todas las células cancerígenas. Las agujas están huecas y por ellas pasa gas Argón o Helio para proceder a la congelación a unos -40º. La posición de las agujas y el estado de la próstata mientras la operación se realiza mediante ecografía transrectal.

Beneficios de la crioterapia

Es una operación sencilla con la que el paciente se va a casa el mismo día. Simplemente tiene que llevar una sonda puesta para recoger la orina durante 3 o 4 días. Además, esta intervención no utiliza radiación ni realiza una cirugía invasiva. Por otro lado, la función sexual del paciente tiene menos posibilidades de ser dañada, debido a que es una técnica que causa menos efectos secundarios.

La crioterapia tiene un porcentaje de éxito de un 80%. Es decir, que 8 de cada 10 pacientes se curan con esta técnica.

¿Puedo yo realizarme una crioterapia prostática?

Un cáncer de próstata se puede tratar con cirugía abierta, laparoscopia, crioterapia, radiación, ultrasonido de alta intensidad,… que pueden realizarse solos o en combinación. La crioterapia se utiliza para los cánceres que no se han propagado más allá de la próstata. Aunque no se suele utilizar como primer tratamiento para el cáncer de próstata, su médico decidirá cuál es el tratamiento más adecuado para usted.

¿Existe algún riesgo?

Algunos pacientes pueden presentar incontinencia urinaria, síntomas que suelen desaparecer varias semanas después de la operación. Además, se puede sufrir dolor pélvico, sangre en la orina, hinchazón escrotal, urgencia para orinar,… No obstante, todos estos efectos desaparecen y la mayoría de los hombres recuperan todas sus funciones una vez trascurridas varias semanas.

Guardar

Guardar

OTRAS INTERVENCIONES

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: