Varicocele Tratamiento Quirúrgico

La técnica clásica conlleva un 3.4% de complicaciones
frente a un 0.4% de la vasectomía sin bisturí (VSB).

La Operación de Varicocele se realiza para eliminar la dilatación varicosa producida en las venas testiculares. Estas varices provocan problemas en el funcionamiento de los testículos y pueden afectar a la fertilidad del hombre.

Normalmente afecta al testículo izquierdo (87%). En un 7% de los casos afecta a los dos testículos y tan sólo en un 3% de los casos afecta al lado derecho.

¿Mi fertilidad se puede ver afectada?

El varicocele efectivamente puede afectar a la fertilidad masculina. Por un lado, aumenta la temperatura de los testículos y esos grados más pueden afectar a la producción y maduración de espermatozoides. Por otro lado, disminuye la producción de testosterona en los testículos y lesiones en las células germinales.

De ahí que sea tan importante realizar el tratamiento quirúrgico lo antes posible. El varicocele es asintomático y suele diagnosticarse en alguna revisión del urólogo o por la sensación de pesadez o dolor en los testículos.

¿En qué casos es recomendable tratarse de varicocele?

Se recomienda realizarse esta operación a los siguientes pacientes:

  • Hombre que está buscando descendencia y presenta varicocele y alteraciones en el análisis de semen.
  • Hombres jóvenes que presentan alteraciones del análisis de semen o un descenso en el tamaño del testículo.
  • Adolescentes con varicocele que presenten un testículo homolateral al varicocele de menor tamaño.
  • Varones de cualquier edad que presentan varicocele y dolor testicular en el mismo lado.

¿En qué consiste la operación?

Para tratar el varicocele existen diferentes técnicas, algunas más modernas y efectivas que otras. La intervención quirúrgica es necesaria para solucionar el problema. Normalmente se usa anestesia local.

Los 4 tipos de cirugía más habituales son:

  • Varicocelectomía subinguinal con gafas de 4 aumentos.
  • Cirugía retroperitoneal de Palomo.
  • Varicocelectomía laparoscópica.
  • Cirugía inguinal de varicocele.

La recuperación de este tipo de cirugía es muy rápida, y suele durar unos 7 días. El paciente abandona el hospital 4 o 5 horas después de la operación, aunque el médico puede decidir que el paciente pase la noche en el hospital.

Una vez en casa, se deben evitar esfuerzos grandes. Como mucho en dos semanas, el paciente puede volver a hacer vida normal.

Guardar

OTRAS INTERVENCIONES

CLINICA FUENSANTA

c/ Arturo Soria, 17 – 28027 (Madrid)

Atención médica 24 horas

 

Consúltanos: