Según un estudio realizado a más de 41.000 personas

Ya sabíamos que la contaminación excesiva produce muchos efectos nocivos en nuestro organismo. Pues bien, tras un estudio a más de 41.000 personas de cinco países diferentes, se ha concluido que la exposición a largo plazo a la contaminación del aire también está relacionada con una mayor incidencia de la hipertensión arterial.

El estudio encontró que entre los adultos, hasta una persona extra por cada 100 personas del mismo grupo de edad que viven en las zonas más contaminadas de la ciudad, desarrollará presión arterial alta (hipertensión) en comparación con los que viven en las zonas menos contaminadas.

Un 15% de los estudiados desarrollaron hipertensión

Las personas que participaron en el estudio provenían de Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania y España y fueron estudiados cuando se unieron al estudio y sometidos a un seguimiento en años posteriores. De esta forma se pudo ver su evolución dependiendo de la zona en la que vivían.

Ninguno tenía hipertensión cuando comenzó el estudio, pero durante el periodo de seguimiento, un 15% informó de que habían desarrollado esta enfermedad. Asimismo, se detectó que los países que presentaban niveles más elevados de contaminación fueron Alemania y España. Por el contrario, países como Noruega, Suecia y Dinamarca presentaban niveles más bajos.