Estos trastornos puede causar problemas de salud tanto físicos como mentales

Los TCA (trastornos de conducta alimentaria) son enfermedades mentales graves que se caracterizan por un comportamiento irregular relacionado con el consumo de alimentos. Además, lleva asociado una obsesión por el control de peso. Sin duda, es una patología que genera consecuencias negativas tanto para la salud física como mental de la persona.

Algunos de los trastornos de conducta alimentaria más conocidos son la bulimia y la anorexia nerviosa. Además, podemos encontrar otro tipo de enfermedades como el trastorno por atracón, la ortorexia (obsesión por comer sano) y la vigorexia (obsesión por el ejercicio físico).

Estas enfermedades deben ser tratadas por un equipo médico profesional y un equipo de psicólogos especializados en el tema. Los tratamientos son largos y complejos, ya que normalmente el paciente no es consciente de que tiene un problema. No es capaz de identificar las consecuencias negativas que su forma de actuar tiene sobre su salud. Y al mismo tiempo suelen presentar un rechazo al tratamiento.

Cada vez a una edad más temprana

Diversos estudios han corroborado que están aumentando los casos de trastorno de conducta alimentaria en jóvenes de entre 6 y 12 años. La adolescencia llega actualmente en una edad más temprana que hace años, con lo cual, cada día se diagnostican casos de trastorno de conducta alimentaria más precoces.

Se ven más conductas de riesgo en edades muy tempranas, de 4 o 5 años, donde los especialistas encuentran alteraciones. No significa que ya exista el trastorno, sino que son existen conductas de riesgo que pueden convertirse en un factor determinante para desarrollar esta enfermedad en un futuro.

Las familias, un factor de lo más importante para el tratamiento

El papel de las familias es importantísimo para conseguir la recuperación de estos pacientes y conseguir que colaboren y acepten el tratamiento. Además, detectar el problema a tiempo es fundamental para garantizar el correcto crecimiento del niño y conseguir la efectividad de proceso de mejora.

Por lo tanto, si crees que tu hijo/a puede tener un trastorno de conducta alimentaria no te lo pienses más y acude a un especialista. En la Clínica Fuensanta tenemos los mejores endocrinos especializados en trastornos de conducta alimentaria, que te ofrecerán un servicio discreto y de calidad. Porque para nosotros, lo primero son nuestros pacientes y más aún cuando se trata de los más pequeños.