El calor del verano hace que las venas se dilaten y funcionen peor.

En verano es habitual que aumente la aparición de varices y que aumenten las molestias ocasionadas por la insuficiencia venosa en las piernas. Con las bajadas de la temperaturas otoñales estos síntomas suelen mejorar, de ahí que esta época sea la más adecuada para realizar una cirugía de eliminación de varices.

Durante la época estival es normal que las personas con insuficiencia venosa sientan pesadez y calambres en las piernas, dolores o hinchazón en los tobillos. Con el calor, las venas se dilatan y las válvulas funcionan peor. En estos casos, el sistema venoso tiene dificultad para recoger y llevar de vuelta el torrente sanguíneo de las piernas.

La causa suele ser un problema de funcionamiento de las válvulas venosas. Sin embargo, hay personas más propensas a sufrir esta patología

¿Qué técnica puedo utilizar para eliminarlas?

En la actualidad existen diversidad de técnicas, cada una con sus ventajas e inconvenientes: láser, radiofrecuencia, esclerosis con espuma, resección,… Así, el especialista estudiará su caso en concreto y decidirá cuál es la técnica que más se adapta a sus necesidades, o combinará varias de ellas para conseguir los mejores resultados posibles.

Normalmente, para decidirlo, se realiza una ecografía de las piernas, para comprobar la forma y el funcionamiento de las venas y de sus válvulas.