El ejercicio físico moderado reduce el riesgo de artrosis

El sedentarismo daña más el cartílago

Los pacientes que sufren artrosis tienen molestias y dolores habituales, lo que les lleva inconscientemente a mantener una rutina sedentaria. De hecho, se ha constatado que más de la mitad de los pacientes que tienen esta enfermedad no realizan ningún tipo de ejercicio físico en su rutina diaria.

Los traumatólogos y reumatólogos insistimos en que una articulación que no se ejercita tiende a debilitarse. Por eso, recomendamos a los pacientes con artrosis que practiquen algún tipo de actividad física.

Varios estudios han demostrado que el ejercicio físico moderado y regular reduce el riesgo de sufrir artrosis en las articulaciones en mayores de 50 años. Les ayudará a sentirse mejor y reducir las molestias de la enfermedad. Por el contrario, el sobrepeso y el sedentarismo dañan más el cartílago que el ejercicio físico moderado.

Por otro lado, se ha confirmado que la actividad física ayuda a prevenir el avance de la enfermedad en mayor medida que los fármacos.

¿Qué ejercicios debemos realizar para la artrosis?

Los mejores ejercicios para estos pacientes son deportes con poco impacto como pueden ser el aquagym, la natación, el ciclismo, pasear,… También podemos realizar ejercicios de estiramientos, como el yoga o el taichí.

Todos estos ejercicios refuerzan la musculatura que soporta las articulaciones y los tendones.

Evidentemente, el ejercicio físico deben ser completados con el tratamiento médico adecuado que decida el especialista. Y también es recomendable acudir al fisioterapeuta para recibir atención habitual. Además, aconsejamos consultar al traumatólogo antes de empezar una rutina de ejercicios para elegir el más adecuado a nuestras características.

El impacto económico del sedentarismo

El sedentarismo, enfermedad del siglo XXI

El sedentarismo se ha considerado un estilo de vida actual, que es en parte causante de muchas de las enfermedades que sufre el hombre del siglo XXI. Tanto es así que, el porcentaje de adultos sedentarios se sitúa en torno al 60 y 85%, cifra que resulta preocupante para el sector sanitario.

La gente que practica una actividad física regular tiene un riesgo de morir prematuramente mucho menor, si lo comparamos con personas que permanecen sentadas 8 horas al día. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos tengan un mínimo de 150 minutos de actividad física por semana.

Más de 50.000 millones de dólares nos cuesta el sedentarismo

Pero además de producir enfermedades y ser una de las principales causas de mortalidad, la inactividad física tiene un impacto económico negativo muy importante. ¿Por qué? Por los gatos que estas enfermedades producen en el sistema sanitario o la pérdida de productividad.

Así, el coste anual asociado a la atención sanitaria de las enfermedades asociadas al sedentarismo o a una actividad física insuficiente se estima en más de 50.000 millones de dólares. Estos datos se han recabado en un total de 142 países, que representan el 93% de la población mundial.

Algunas de esas enfermedades son:

  • Cardiopatía coronaria
  • Ictus
  • Diabetes tipo 2
  • Cáncer de mama
  • Cáncer de colon

Por lo tanto, desde Clínica Fuensanta queremos concienciar a nuestros pacientes de la importancia de realizar ejercicio físico. De esta forma, no sólo reduciremos nuestra probabilidad de enfermar, sino que además aportaremos nuestro granito de arena al crecimiento económico de nuestro país.