Los riesgos de la automedicación

Conoce los únicos casos en que puedes tomar medicación sin prescripción médica

automedicaciónCon esta ola de gripe que está asolando el país, quien más o quien menos se siente tentado de automedicarse con las primeras pastillas que encuentra por casa. La desesperación de un catarro que parece que no se cura nunca, nos lleva en ocasiones a tomar antibióticos u otros medicamentos que deben ser prescritos por un médico. Sin embargo, la automedicación es un hábito que desaconsejamos, ya que puede conllevar unos riesgos más graves de los que se creen.

Sólo está indicada la automedicación para tratar dolores leves, como el dolor, la fiebre, la acidez de estómago, el resfriado,…pero siempre durante un tiempo limitado. Si las molestias no remiten, se recomienda acudir al médico o especialista correspondiente para descartar otras patologías.

¿Qué ocurre si tomo medicación sin seguimiento de mi médico?

El exceso de medicación en momentos en que no lo necesitamos, puede crear resistencia. Es decir, que no nos haga efecto cuando realmente lo necesitamos. La automedicación más frecuente y la que más resistencia causa es la de los antibióticos. Muchas personas deciden tratar gripes o catarros con antibióticos, cuando la mayoría de estos casos son causados por virus y no por bacterias. Sólo en el caso de que la infección la causen bacterias, se podrían usar antibióticos.

Otro fármaco del que se suele abusar son los ansiolíticos. Este tipo de medicación puede tener unos efectos secundarios muy fuertes y necesitan de las indicaciones de un médico.

Algunos otros riesgos que puedes correr si te automedicas son:

  • Sufrir reacciones adversas, efectos secundarios e incluso intoxicación.
  • Dependencia o adicción.
  • Enmascaramiento de otras patologías más graves.
  • Interacción con otros medicamentos. Si tomamos otra medicación al mismo tiempo, puede haber una potenciación o disminución del efecto de alguno de ellos.
Automedicación en España

Fibrilación Auricular: mayor impacto cardiovascular en mujeres que en hombres

Normalmente no presenta síntomas, por lo que es muy importante realizarse los chequeos cardiológicos rutinarios.

cardiologíaLa Fibrilación Auricular es el tipo de arritmia más frecuente. Asimismo, se sitúa como una de las enfermedades cardiovasculares más presente en todo el mundo. En concreto, en España más de un millón de personas padecen fibrilación auricular, buena parte de ellas, aun sin diagnosticar.

Normalmente es una enfermedad asintomática que se detecta en controles rutinarios, por lo que es importante realizarse el chequeo cardiológico periódico para detectar ésta u otra anomalía del corazón. Además, se recomienda realizase un estudio completo cuando aumentemos nuestra actividad física.

No obstante, algunos de los síntomas que nos pueden poner sobre aviso son: palpitaciones, dificultad para respirar, debilidad. Y los factores que favorecen su aparición son el sobrepeso, la diabetes, la edad y la hipertensión arterial.

Las mujeres responden peor al tratamiento para las arritmias

Por otro lado, se sabe que aunque afecta por igual a mujeres ya hombres, tiene un mayor riesgo de provocar accidente cardiovascular en mujeres.

Así, las mujeres tienen un 55% más riesgo que los hombres de sufrir un episodio cardíaco y un 12% más de probabilidades de morir por cualquier causa, cuando sufren esta enfermedad. Se cree que la causa de esta desigualdad es que las mujeres responden peor al tratamiento de las arritmias. Por eso, tu cardiólogo debe individualizar el tratamiento, dependiendo del caso concreto.

Lo mejor es prevenir: chequeo cardiológico

Dolor de estómago en Navidad; el resultado de los excesos

Lo más habitual es que se produzcan gases y estreñimiento

Que levante la mano el que no se haya pasado comiendo en Nochebuena y Navidad… seguro que son pocos los que han conseguido comer con moderación. La mayoría nos hemos pasado con la comida y la bebida y eso trae consecuencias en nuestra salud. La principal molestia, es el dolor de estómago, que puede estar provocado por la excesiva ingesta de comida, por gases o estreñimiento normalmente. Además, si sufres de Síndrome de Colon Irritable, puedes padecer cólicos y un dolor abdominal más fuerte aun.

Lo principal es intentar comer con moderación, no excederse en el consumo de alimentos grasos, picantes, alcohol,…Y muy importante, intentar no mezclar muchos tipos de alimentos. De esta forma facilitaremos la digestión y minimizaremos el impacto en nuestro sistema digestivo.

¿Cómo puedo reducir el dolor de estómago?

Si ya no hay remedio, te has pasado comiendo, y los dolores ya han aparecido…no sirve lamentarse. Hay que ponerle solución, por lo que aconsejamos lo siguiente:

  • Levántate de la silla y haz algo de ejercicio. No es necesario que sea un ejercicio muy intenso. Con una caminata de 10 o 15 minutos, el intestino se movilizará y ayudará a que desaparezcan los molestos gases.
  • Aplica un masaje en la zona del estómago.
  • Los días posteriores al “atracón” mantén una dieta sana, compuesta de fruta, verduras y muchos líquidos. De esta forma se eliminarán las toxinas presentes en el intestino.
  • Si la flora intestinal ya está dañada, tomar probióticos puede ayudarte.
  • Añade infusiones en tus rutinas diarias. Por ejemplo, la manzanilla o el té con menta. Aliviarán las molestias intestinales.

aparato digestivo madrid

10 cosas que debemos hacer para proteger a los niños del calor

Para evitar que enfermen a causa de las altas temperaturas

El calor extremo afecta a todo el mundo, pero mucho más a los niños, que son más sensibles a las altas temperaturas. Por eso, todas las precauciones son pocas para protegerles y evitar que enfermen por esa causa. El calor puede producir deshidratación, agotamiento, calambres, insolación, desmayos, dolores de cabeza, náuseas, dolores musculares,… A continuación enumeramos algunos consejos que nuestro pediatra nos da, para proteger a los más pequeños:

  1. Mantenerse hidratado. Anima a tus hijos a beber con regularidad, incluso sin tener sed. Y para los bebés que no pueden beber agua (hasta los 6 meses), se les debe dar más cantidad de leche, para que no se deshidraten.
  2. Intenta buscar lugares con aire acondicionado. Es la única forma de encontrar temperaturas en las que el niño se encontrará a gusto. Sin embargo, eso no quiere decir que tenga que hacer frío, porque tampoco es bueno para su salud. Evita que el aire les de directamente.
  3. Vístelos con ropa ligera. Ponerles gorra para protegerles del sol.
  4. Descansar más tiempo. Con el calor, el niño se sentirá más cansado, por lo que es normal que necesite más horas para dormir y descansar.
  5. Si el niño está muy caliente, dele un baño de agua fría o rocíele con un aerosol. Será una buena forma de mantenerse fresco.
  6. Si vas a salir al exterior, no olvides aplicar protector solar, con un índice de los más altos. La piel de los niños es muy sensible y no podemos arriesgarnos a que se quemen.
  7. Elige un colchón, protector y sábanas transpirables, que facilite sus horas de sueño.
  8. Evitar salir a la calle durante las horas de más calor. Sin embargo, si en tu casa hace mucho calor y se superan los 35 grados, te aconsejamos que busques algún lugar donde haya aire acondicionado.
  9. Nunca cubras con una manta el coche de tu bebé, porque impedirá que pase el aire.

No dejar bajo ningún concepto a un niño o bebé en un vehículo apagado sin aire acondicionado. Las altas temperaturas que alcanzará el coche pueden tener desenlaces fatales.