Día Mundial sin Tabaco: hoy es un buen día para dejar de fumar

Si necesitas ayuda acude a tu neumólogo y te dará las claves

Hoy, 31 de mayo de 2017, se celebra el Día Mundial sin Tabaco, con el que se pretende concienciar a la población sobre la amenaza que representa el tabaco en la sociedad. Un hábito que provoca la muerte de más de 5 millones de personas al año y que genera otras muchas enfermedades derivadas.

Cada año, miles de personas pretenden dejar de fumar, muchas veces sin éxito debido a la adicción que provoca el cigarrillo. Sin embargo, sabemos que dejar de fumar es posible, te animamos a ello y te damos una serie de consejos que te serán muy útiles:

día mundial sin tabaco

La Organización Mundial de la Salud lleva años pidiendo a los gobiernos medidas firmes y potentes para controlar el consumo de tabaco, como la prohibición de su publicidad o el aumento de los impuestos. Pero a veces ni con eso es posible. Por eso, desde Clínica Fuensanta queremos poner nuestro granito de arena y recordaros que si queréis dejar de fumar, podéis acudir a la consulta de neumología con la Dra. Villa, para establecer un plan de tratamiento para que el proceso sea lo más fácil posible.

El primer cigarrillo de la mañana es el más perjudicial

Los fumadores madrugadores tienen más probabilidad de desarrollar cáncer

Algunos fumadores aseguran que es el que mejor les sabe del día. Sin embargo, un estudio asegura que el primer cigarrillo que se fuma por la mañana es el más dañino. Asimismo, aseguran que la posibilidad de desarrollar un cáncer de pulmón u oral crece cuanto antes enciendes el cigarrillo tras despertarte.

El estudio lo ha realizado la Universidad de Pennsylvania, cuyos investigadores han asegurado que “los fumadores que consumen tabaco inmediatamente después de levantarse de la cama presentan unos niveles más altos de NNAL -un metabolito del carcinógeno específico del tabaco NNK- en su sangre que los fumadores que esperan media hora o más después de despertarse, independientemente de cuántos cigarros fumen al día”.

Para determinarlo, se examinaron a 1.945 adultos fumadores, que habían facilitado muestras de orina para realizar los análisis NNAL. Los resultados arrojaron que la presencia de NNAL era más alta entre las personas que fumaban nada más levantarse, con independencia de la frecuencia con la que fumasen.

La explicación tiene que ver con que la gente que fuma más temprano inhala más profundamente, por eso aumentan los niveles de NNAL en sangre.

Además, también encontraron que los niveles de NNAL en sangre tenían correlación con su edad, la edad a la que comenzaron a fumar, su género y si había o no otro fumador en casa.

Fumar 1 paquete al día durante un año causa mas de 150 mutaciones celulares

El terrible daño genético de fumar puede acabar provocando cáncer

Un equipo de científicos ha medido el terrible daño genético causado por el tabaquismo en diferentes órganos del cuerpo. Además han identificado varios mecanismos distintos para los cuales el tabaco causa mutaciones en el ADN, lo que provoca cáncer.

El estudio ha demostrado que existe un vínculo directo entre el número de cigarrillos fumados en la vida y la cifra de mutaciones en el ADN del tumor. Las tasas de mutación más altas se observaron en los cánceres de pulmón, pero los tumores en otras partes del cuerpo también contenían estas mutaciones asociadas al tabaquismo, lo que muestra como fumar causa muchos tipos de cáncer humano.

También altera las células de la laringe, faringe, boca, vejiga e hígado. De hecho, fumar ha sido vinculado al menos con 17 tipos de cáncer humano.

Como decíamos, el cáncer es provocado por la mutación del ADN de una célula. Así, se han encontrado sustanciales diferencias entre los cánceres de las personas fumadoras y las que no lo eran. Estudiaron más de 5.000 tumores y encontraron que fumar un paquete de tabaco al día produjo 150 mutaciones en cada célula pulmonar al año. Y estas mutaciones son potenciales puntos de partida para padecer cáncer.

El tabaco produce la muerte de al menos 6 millones de personas cada año y si las cifras siguen subiendo de esta forma, la OMS pronostica más de mil millones de muertes provocadas por el tabaco en este siglo.