Cuidados del niño cuando hace frío: las enfermedades más comunes en invierno

Gripe, otitis o bronquitis son algunas de las enfermedades más habituales

pediatra madridEn invierno los niños son más vulnerables a las bajas temperaturas y, por lo tanto, a contraer enfermedades. Su sistema inmunológico no está tan preparado como el de un adulto, por lo que debemos tener más cuidado para evitar que se enferme continuamente. Sin embargo, no queremos alarmaros, porque las enfermedades típicas de esta época son normalmente puntuales y no entrañan gravedad. No obstante, debemos tratarlas correctamente, porque de lo contrario, se pueden convertir en enfermedades crónicas o un riesgo claro para la salud.

Las enfermedades más habituales son la gripe, faringitis, amigdalitis, bronquitis, neumonía o pulmonía, otitis, bronquiolitis y asma bronquial. Todas tienen síntomas parecidos, pero su tratamiento es distinto, por lo que aconsejamos acudir al médico ante los primeros síntomas.

Consejos para cuidar a los niños en invierno

A continuación, os ofrecemos una serie de consejos para evitar que los más pequeños enfermen durante las épocas más frías del año:

  • Evita los cambios bruscos de temperatura. En casa, lo mejor es tener una temperatura templada, evitar que haga mucho calor. De lo contrario, cuando salgamos a la calle, el cambio será muy brusco y los niños tendrán más riesgo de enfermar.
  • Del mismo modo, intentaremos mantener los niveles de humedad en casa. Cuando el ambiente es muy seco, se agravan las enfermedades respiratorias. Podemos utilizar un humidificador para mejorar las condiciones de humedad.
  • Debemos evitar el contagio. Para ello, podemos evitar permanecer mucho tiempo en sitios cerrados con mucha gente, mantener alejado al niño de personas enfermas, hacer que el niño se lave las manos con frecuencia, evitar que comparta vasos, cubiertos o toallas con otros niños.
  • No nos pasemos abrigando a los niños en casa. Cuando salgamos fuera, debemos taparles la boca y nariz al salir a la calle.
  • Ventilar las habitaciones al menos 10 minutos al día, para que se “limpien” de microbios.
  • Proporcionar a los más pequeños una alimentación adecuada rica en frutas y verduras y Vitamina A y C.
  • Si tu hijo padece una enfermedad crónica, valorar junto con tu pediatra la posibilidad de vacunarlo contra la gripe.

Y si a pesar de haber tomado todas las medidas oportunas, el niño lleva 2 días o más con síntomas, no dejes de consultar a tu médico o pediatra.

La obesidad infantil se ha visto multiplicada por 10 en los últimos 40 años

Hay más de 120 niños obesos en todo el mundo

nutricionista infantilSegún la Organización Mundial de la Salud (OMS) el número de niños y adolescentes con obesidad se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años. Así, se ha pasado de 5 a 50 millones de niña obesas, y en el caso de los niños, de 6 a 74 millones. En total, se puede hablar de que existen un total de 124 millones de niños y adolescentes obesos y 213 millones con sobrepeso, en todo el mundo.

En Europa, el 19%-49% de los niños y el 18%-43% de las niñas tiene sobrepeso. O lo que es lo mismo entre 12 y 16 millones de personas. Además, la tendencia indica que estas cifras van a ir subiendo.Más concretamente, en España, la obesidad ha aumentado en los últimos 40 años en niños del 3% al 12%, y en niñas del 2% al 8%.

El sobrepeso, uno de los mayores desafíos de la salud del siglo XXI

Manejando estas cifras, podemos decir que estamos ante un auténtico drama, que sufren más unos países que otros. De hecho los especialistas en Nutrición Infantil consideran que la obesidad es uno de los mayores desafíos de la salud del siglo XXI. De ahí que sean tan importantes las políticas de prevención que se desarrollan en los colegios y que debemos inculcarles en casa también. Entre estos buenos hábitos que deben extenderse entre los más pequeños, encontramos: consumir un desayuno saludable, comer más fruta y verdura y evitar el sedentarismo.

El principal objetivo, prevenir la futura aparición de problemas como la diabetes o enfermedades cardiovasculares o llevar incluso a una muerte prematura. Y es que el aumento excesivo de peso durante los primeros años de vida, está asociado a estas patologías.

Si sospechas que tu hijo puede sufrir obesidad infantil, consulta inmediatamente al nutricionista o al pediatra. Él te dirá si efectivamente debes preocuparte por su peso, estudiará las variables de su caso concreto y determinará las pautas a seguir. ¡Por que prevenir es curar!

10 cosas que debemos hacer para proteger a los niños del calor

Para evitar que enfermen a causa de las altas temperaturas

El calor extremo afecta a todo el mundo, pero mucho más a los niños, que son más sensibles a las altas temperaturas. Por eso, todas las precauciones son pocas para protegerles y evitar que enfermen por esa causa. El calor puede producir deshidratación, agotamiento, calambres, insolación, desmayos, dolores de cabeza, náuseas, dolores musculares,… A continuación enumeramos algunos consejos que nuestro pediatra nos da, para proteger a los más pequeños:

  1. Mantenerse hidratado. Anima a tus hijos a beber con regularidad, incluso sin tener sed. Y para los bebés que no pueden beber agua (hasta los 6 meses), se les debe dar más cantidad de leche, para que no se deshidraten.
  2. Intenta buscar lugares con aire acondicionado. Es la única forma de encontrar temperaturas en las que el niño se encontrará a gusto. Sin embargo, eso no quiere decir que tenga que hacer frío, porque tampoco es bueno para su salud. Evita que el aire les de directamente.
  3. Vístelos con ropa ligera. Ponerles gorra para protegerles del sol.
  4. Descansar más tiempo. Con el calor, el niño se sentirá más cansado, por lo que es normal que necesite más horas para dormir y descansar.
  5. Si el niño está muy caliente, dele un baño de agua fría o rocíele con un aerosol. Será una buena forma de mantenerse fresco.
  6. Si vas a salir al exterior, no olvides aplicar protector solar, con un índice de los más altos. La piel de los niños es muy sensible y no podemos arriesgarnos a que se quemen.
  7. Elige un colchón, protector y sábanas transpirables, que facilite sus horas de sueño.
  8. Evitar salir a la calle durante las horas de más calor. Sin embargo, si en tu casa hace mucho calor y se superan los 35 grados, te aconsejamos que busques algún lugar donde haya aire acondicionado.
  9. Nunca cubras con una manta el coche de tu bebé, porque impedirá que pase el aire.

No dejar bajo ningún concepto a un niño o bebé en un vehículo apagado sin aire acondicionado. Las altas temperaturas que alcanzará el coche pueden tener desenlaces fatales.

10 cosas que debemos hacer para proteger a los niños del calor

Para evitar que enfermen a causa de las altas temperaturas

pediatra calorEl calor extremo afecta a todo el mundo, pero mucho más a los niños, que son más sensibles a las altas temperaturas. Por eso, todas las precauciones son pocas para protegerles y evitar que enfermen por esa causa. El calor puede producir deshidratación, agotamiento, calambres, insolación, desmayos, dolores de cabeza, náuseas, dolores musculares,… A continuación enumeramos algunos consejos que nuestro pediatra nos da, para proteger a los más pequeños:

  1. Mantenerse hidratado. Anima a tus hijos a beber con regularidad, incluso sin tener sed. Y para los bebés que no pueden beber agua (hasta los 6 meses), se les debe dar más cantidad de leche, para que no se deshidraten.
  2. Intenta buscar lugares con aire acondicionado. Es la única forma de encontrar temperaturas en las que el niño se encontrará a gusto. Sin embargo, eso no quiere decir que tenga que hacer frío, porque tampoco es bueno para su salud. Evita que el aire les de directamente.
  3. Vístelos con ropa ligera. Ponerles gorra para protegerles del sol.
  4. Descansar más tiempo. Con el calor, el niño se sentirá más cansado, por lo que es normal que necesite más horas para dormir y descansar.
  5. Si el niño está muy caliente, dele un baño de agua fría o rocíele con un aerosol. Será una buena forma de mantenerse fresco.
  6. Si vas a salir al exterior, no olvides aplicar protector solar, con un índice de los más altos. La piel de los niños es muy sensible y no podemos arriesgarnos a que se quemen.
  7. Elige un colchón, protector y sábanas transpirables, que facilite sus horas de sueño.
  8. Evitar salir a la calle durante las horas de más calor. Sin embargo, si en tu casa hace mucho calor y se superan los 35 grados, te aconsejamos que busques algún lugar donde haya aire acondicionado.
  9. Nunca cubras con una manta el coche de tu bebé, porque impedirá que pase el aire.
  10. No dejar bajo ningún concepto a un niño o bebé en un vehículo apagado sin aire acondicionado. Las altas temperaturas que alcanzará el coche pueden tener desenlaces fatales.