Sabañones: cómo evitarlos y curarlos cuando ya han aparecido

Provocan picores, inflamación y enrojecimiento de la zona

dermatologíaCon las bajas temperaturas, muchos sabréis lo que es sufrir los molestos sabañones. Para los que no lo sepan, estas lesiones dermatológicas aparecen sobre todo en manos, pies y orejas a consecuencia del frío. Se conocen también como perniosis o eritema pernio y se trata de un enrojecimiento e inflamación de la zona, que además causa dolor y picor. Por otro lado, pueden presentar ampollas o costras.

Las lesiones suelen durar alrededor de una semana, y cuando hace mucho frío, pueden ir solapándose unos brotes con otros. Es decir, que no da tiempo a que se cure uno, cuando ya ha aparecido otro.

Las personas que más riesgo tienen de sufrirlos son las mujeres, los niños y personas con enfermedades del tejido conectivo, como el lupus eritematoso, artritis, vasculitis o crioglobulinemia.

¿Cómo se pueden prevenir los sabañones?

Lo más importante es protegerse del frío, usando gorro, guantes y zapatos adecuados, cuando vayamos a exponernos a muy bajas temperaturas. Otros consejos que nos da el dermatólogo para evitar su aparición son:

  • Evitar la exposición al frío.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Usar ropa que aísle del frío.
  • No fumar
  • Tomar alimentos con vitamina C y A, porque ayuda a restaurar los tejidos dañados. También alimentos ricos en vitamina D, que estimulan la circulación.
  • Aplicar masajes en las zonas donde suelen aparecer, para estimular el flujo sanguíneo.
  • Evitar la sequedad de la piel utilizando cremas hidratantes.
  • No poner directamente las manos y los pies en una estufa o radiador, ya que los cambios de temperatura bruscos fomentan su aparición.

dermatólogo madrid

Y si ya han aparecido, ¿cómo los curo?

Si ya es demasiado tarde y han hecho su aparición, no te preocupes, tiene cura. El dermatólogo puede recetar un tratamiento de uso tópico, como una crema, para hacerlas desaparecer. En casos más graves puede valorar el uso de un tratamiento por vía oral, que facilite que la sangre fluya con normalidad

¿Ha cambiado la forma o el tamaño de tus lunares?

Los cambios pueden ser un síntoma de cáncer de piel.

Los que tenemos lunares a veces no les damos demasiada importancia. Sin embargo, debemos reeducarnos y dedicar el tiempo suficiente a revisarlos. Y es que un cambio en el tamaño o la forma de tus lunares, puede ser uno de los primeros síntomas de un cáncer de piel.

No es necesario que se haga todos los días, puesto que la mayoría de los lunares no son peligrosos. Pero sí que no te olvides de ellos para siempre.

Los que más debes vigilar son los que son diferentes al resto de lunares que tienes en el cuerpo y sobre todo los que más están expuestos al sol. También debes estar atento a los lunares que aparezcan a partir de los 30 años, que cambian de color, tamaño y/o forma. Por último, te puede poner sobre alerta cualquier lunar que sangre, pique o se vuelva sensible o doloroso.

Una vez que hayas notado cualquiera de estas circunstancias, deberías acudir a un dermatólogo, para que los revise. El especialista puede tomar una pequeña muestra de tejido para examinarla, e incluso decidir eliminarlo.