91 410 02 00

Anemia ferropénica

anemia ferropénicaLa anemia es una afección por la que el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos, que son los que le proporcionan oxígeno a los tejidos corporales. Los glóbulos rojos sanos se producen en la médula ósea y circulan por el cuerpo durante 3 o 4 meses y el algunos órganos, como el bazo, eliminan los glóbulos viejos.

Estos glóbulos rojos están compuestos en gran parte por hierro, sin el cual la sangre no puede transportar el oxígeno eficazmente.

La anemia ferropénica, que es la más común, se produce cuando no hay suficiente hierro.

¿Qué causa la anemia ferropénica?

El hierro normalmente se obtiene de la alimentación. Así, la anemia por deficiencia de hierro se presenta cuando sus las reservas de hierro están bajas. Y esto puede ocurrir por:

  • Se pierde más hierro y glóbulos rojos de los que crea el cuerpo.
  • El cuerpo no puede absorber bien el hierro que se consume.
  • No se consumen suficientes alimentos con hierro.
  • En algunos estados, el cuerpo necesita más hierro de lo normal, cuando se está embarazada o dando de mamar.
  • Cuando se sangra demasiado. Esto puede ocurrir por: menstruaciones abundantes o prolongadas; cáncer de esófago, intestino delgado o colon; varices esofágicas producidas normalmente por la cirrosis; uso prolongado de ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno o medicamentos para la artritis; ulcera péptica.

Además, el cuerpo no suele absorber el suficiente hierro por otras patologías como:

  • Enfermedad celíaca
  • Enfermedad de Crohn
  • Cirugía de derivación gástrica
  • Tomar demasiados antiácidos que contengan calcio

En cuanto a las dietas que no injieren suficiente hierro se pueden encontrar las de los vegetarianos estrictos, o personas adultas que no lleven una alimentación equilibrada.

¿Qué síntomas tiene la anemia por falta de hierro?

Algunas de las señales que pueden llevarte a pensar que sufres anemia ferropénica son:

  • Debilidad o cansancio con más frecuencia de lo normal, o con el ejercicio.
  • Dolores de cabeza.
  • Problemas de concentración.
  • Uñas quebradizas.
  • Mareos.
  • Color pálido de la piel.
  • Dificultad respiratoria.
  • Dolor en la lengua.

Normalmente, al principio los síntomas son leves y aparecen lentamente.

¿Cómo se diagnostica la anemia por déficit de hierro?

La mejor forma de asegurarse de si un paciente sufre anemia ferropénica es un análisis de sangre con un hemograma. Se considera que existe anemia cuando la hemoglobina se encuentra por debajo de 12 g/dl en la mujer y de 13g/dl en el hombre.

Además, en la analítica se debe realizar también un estudio de hierro en el organismo que incluye los niveles de hierro en sangre, de transferrina, de ferritina, etc.

¿Qué tratamiento tiene esta anemia?

Lo primero es buscar la causa concreta que causa el déficit de hierro, ya que dependiendo de una causa u otra, el tratamiento será distinto. Se debe tratar la causa más que el síntoma, que es la propia anemia.

Independientemente de eso, lo normal es que el primer tratamiento que se indica al paciente sea tomar suplementos de hierro. Tras unas semanas de tratamiento y controlando la causa, la anemia suele desaparecer. Para saberlo se debe realizar de nuevo una analítica de sangre.

Su médico le aconsejará tomar el suplemento de hierro con vitamina C y con el estómago vacío. Además, puede dar problemas por dolores de estómago y teñir las heces de negro, sin que sean problemas muy graves.

¿Se puede prevenir la anemia ferropénica?

La mejor forma de prevenir este tipo de anemia es trabajar sobre la causa. Es decir, se debe llevar una alimentación sana, variada y equilibrada, en la que no falten los siguientes alimentos: carnes, legumbres, pan integral, huevos, cereales, frutos secos,…

Además, si eres deportista, eres mujer y tienes la menstruación abundante, estás embarazada o dando el pecho, debes vigilar el estado de tus niveles de glóbulos rojos e ingerir mayores cantidades.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar