91 410 02 00

Cáncer de colon

 

cáncer de colonEl cáncer de colon es un tipo de cáncer que se desarrolla a causa de que la mucosa del colon, contenida en un pólipo, evoluciona hasta convertirse en un tumor maligno. Lo normal es que el tumor se localice en la zona intermedia y más larga del intestino grueso.

El colon es el lugar donde se almacenan las heces antes de ser expulsadas a través del ano. Acumula sustancias de desecho y eso le convierte en un lugar propicio para la aparición de cáncer. De ahí que sea tan importante reducir el tiempo de acumulación adoptando una dieta que evite el estreñimiento.

El cáncer de colon es uno de los más comunes en todo el mundo y tiene unas tasas de curación elevadas si se detecta a tiempo, ya que tarda mucho en desarrollarse. Puede crecer de 3 formas:

  • Local: el tumor invade todas las capas de la pared del tubo digestivo. Cuando el cáncer traspasa la pared del intestino puede extenderse a otros órganos.
  • Linfática: cuando el tumor profundiza en la pared del intestino puede llegar a los órganos a través de los vasos linfáticos. Alcanza primero los ganglios cercanos hasta llegar a los más alejados.
  • Hematógena: se produce cuando el tumor utiliza el torrente sanguíneo para extender las células cancerígenas, que suelen diseminarse en el hígado, los pulmones, los huesos y/o el cerebro.

Causas del cáncer de colon

Las principales causas que provocan este tipo de cáncer son:

  • Edad: lo normal es que se de en personas entre los 65 y los 75 años, aunque pueden existir casos en edades más tempranas (sobre todo cuando existe una predisposición genética a padecer esta patología).
  • Dieta no adecuada: el cáncer de colon se asocia a dietas desequilibradas, ricas en grasas y pobres en fibra.
  • Genética: es un tipo de cáncer que se transmite genéticamente, por lo que la herencia es fundamental para predisponer a ciertas personas a sufrir este tipo de cáncer. En este caso, lo que se hace es realizar pruebas de detección temprana para permitir tratarlo lo antes posible.
  • Otras patologías: otras patologías que predisponen a cualquier persona a padecer cáncer de colon son: pólipos de colon o recto, colitis ulcerosa, cáncer de mama, útero u ovarios.
  • Estilo de vida: la obesidad, la vida sedentaria y el tabaquismo pueden ser contraproducentes.

Síntomas del cáncer de colon    

Los síntomas pueden variar dependiendo de dónde se localice el tumor, sin embargo, las molestias suelen aparecer cuando ya está muy avanzado el tumor. Además, sus síntomas pueden confundirse con los de las hemorroides o algunos trastornos digestivos, por lo que se recomienda acudir al médico en cuanto aparezcan. Las señales que pueden ponerte en alerta ante un posible caso de cáncer de colon son:

  • Cambios en el tránsito intestinal: puedes sufrir diarrea o estreñimiento, de forma combinada.
  • Sangre en las heces: es uno de los indicios más habituales. El color de la sangre puede ser roja o negra, dependiendo de la parte de donde proceda.
  • Cambio de tamaño en las deposiciones: que sean más estrechas, debido a que el intestino se está estrechando.
  • Dolor abdominal: el tumor obstruye parte del tubo intestinal y se produce un dolor parecido al de los cólicos.
  • Pérdida de peso sin causa aparente: acompañada de pérdida de apetito y cansancio.

¿Se puede prevenir el cáncer de colon?

Como hemos dicho, en ocasiones el cáncer colorrectal puede originarse a partir de la aparición de pólipos; por eso la rápida extracción de los mismos es muy importante para prevenir el desarrollo del cáncer.

En el caso de tener predisposición genética, se recomienda acudir periódicamente a chequeos médicos, para detectar de forma temprana cualquier anomalía.

Por supuesto, se recomienda abandonar algunos hábitos poco saludables, como no abusar del alcohol y del tabaco, controlar el sobrepeso, y seguir una dieta equilibrada (pobre en grasas).

También se deben extremar las precauciones en personas que padezcan colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, ya que aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

Tipos de cáncer de colon

El tipo de cáncer más común (90-95% de los casos totales) es el adenocarcinoma, que se desarrolla en la mucosa que recubre el interior del colon y el recto.

Existen otros menos frecuentes como el linfoma (cáncer de las células de la defensa del intestino y del estómago), sarcoma (capa muscular del tubo digestivo), tumores carcinoides (células productoras de hormonas del aparato digestivo) y melanoma.

Diagnóstico del cáncer de colon

Una de las principales ventajas del cáncer colorrectal es que es de los pocos que se pueden diagnosticar antes de que la persona tenga síntomas. Este diagnóstico se realiza con un test de sangre oculta en las heces. Si sale positivo, se debe realizar una colonoscopia para ver el origen de sangrado.

El test lo puede realizar el paciente en casa y luego será interpretado por un especialista en aparato digestivo. Esta prueba se recomienda cada dos años a partir de los 50 años.

Cuando existe la sospecha de que existe un problema en el colon, el médico puede utilizar varias técnicas para confirmar la existencia y para ver el estadio en el que se encuentra la enfermedad.

  • Tacto rectal: se introduce el dedo en el ano para detectar sangre, bultos anormales o dolor.
  • Sigmoidoscopia: se introduce por el ano un tubo que transmite luz e imagen, y que se llama endoscopio. Sirve para examinar el resto y la parte final del colon.
  • Colonoscopia: parecido a la sigmoidoscopia, el tubo utilizado es más largo y permite recorrer todo el colon. Además, facilita la toma de muestras de tejido. En Clínica Fuensanta se realiza con sedación y tiene un riesgo muy bajo.
  • Estudio genético: se realiza en el caso de que existan antecedentes familiares.
  • Enema de bario con doble contraste: tras la aplicación de un enema por parte del paciente se realizan varias radiografías del colon y el recto.

Tratamiento del cáncer de colon

Una vez el médico sabe el estadio en el que se encuentra la enfermedad, decide la forma de tratarlo. Normalmente se utiliza una terapia multidisciplinar, para obtener las mayores tasas de recuperación.

Los tratamientos más comunes son la quimioterapia y la cirugía.

  • Cirugía

Se utiliza en cánceres en todos los estados. Mediante una intervención, se extrae la parte afectada por el cáncer. En ocasiones se realiza una colostomía, que es una abertura desde el colon hasta el exterior, que se realiza cuando se extirpa parte del colon. En este caso, el paciente deberá usar una bolsa especial para recoger las heces.

  • Radioterapia

Se aplica radiación sobre la zona afectada para destruir las células cancerosas. Puede aplicarse antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor, o después de la cirugía, para terminar de destruir las células que queden.

  • Quimioterapia

Se administran fármacos para destruir las células cancerosas. Se realiza utilizando un catéter por el que se inyectan los fármacos. Suele administrarse tras la operación quirúrgica.

  • Inmunoterapia

Este tratamiento se realiza para estimular o restaurar las defensas inmunitarias del organismo.

¿Qué pronóstico tiene el cáncer de colon?

Alrededor del 54% de los pacientes con cáncer de colon sobreviven más de cinco años. Después de esos primeros años, en el estadio A el porcentaje de supervivencia es del 90-92%; en el estadio B, de entre el 50-57%; en el estadio C, del 25-55%; y en el estadio D, es menor al 8%.

Tras el tratamiento, se debe realizar un seguimiento de cada paciente. Durante los tres primeros años, se realizan revisiones trimestrales. A partir del cuarto año se realizan las revisiones cada seis meses y a partir del sexto mes, de forma anual.

También te puede interesar

 


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar