91 410 02 00

Vómitos con sangre

 

vómitos con sangreLos vómitos con sangre (también conocidos como hematemesis) se producen cuando se regurgita sangre. Esta sangre puede ir mezclada con alimentos o presentarse de forma aislada. La sangre regurgitada puede ser de color marrón, rojo oscuro o rojo intenso, y suele tener la apariencia de granos de café.

En ocasiones, los vómitos van acompañados de mareos, náuseas, molestias abdominales, visión borrosa, cambios en el ritmo cardiaco, piel fría, confusión, desmayos,… Debido a que los vómitos con sangre pueden ser un síntoma de algún problema grave, hay que acudir al médico inmediatamente.

A veces es complicado diferenciar el vómito con sangre o la expectoración con sangre. La segunda proviene de los pulmones, mientras que la segunda lo hace del estómago o aparato digestivo. También puede llegar a confundirse con el sangrado nasal, por lo que ante cualquier síntoma, es recomendable acudir al médico y él realizará las pruebas pertinentes para determinar cuál es el origen del sangrado.

Causas de los vómitos con sangre

Los vómitos con sangre pueden producirse por muy diversas causas. Desde causas menores, como haber tragado sangre de una lesión en la boca o una hemorragia nasal, hasta problemas mucho más graves, como lesiones internas.

Cuando la sangre proviene del aparato digestivo, puede hacerlo desde la boca, la garganta, el esófago, el estómago o el duodeno (primera parte del intestino delgado).

A veces, vómitos muy prolongados provocados por otros problemas, como gastroenteritis, pueden acabar provocando desgarros en los vasos sanguíneos de la garganta.

Por otro lado, personas que tienen daño hepático grave pueden sufrir sangrados cuando las venas hinchadas de la parte baja del esófago o estómago (varices), empiezan a sangrar.

Otras patologías, de mayor o menor gravedad, que pueden causar vómitos con sangre son:

  • Úlcera sangrante localizada en el estómago, la primera parte del intestino delgado o el esófago
  • Irritación del esófago o desgarro del mismo por una tos crónica
  • Defectos en los vasos sanguíneos del tubo digestivo
  • Problemas en la coagulación de la sangre
  • Esofagitis (hinchazón, irritación o inflamación del revestimiento del esófago) o gastritis (irritación del revestimiento del estómago)
  • Tragar sangre (por ejemplo, después de una hemorragia nasal)
  • Tumores de la boca, la garganta, el estómago o en el esófago
  • Efectos secundarios de la aspirina o de los antiinflamatorios no esteroides (ibuprofeno)
  • Pancreatitis
  • Hepatitis alcohólica
  • Cirrosis
  • Cáncer de páncreas

Las patologías que pueden producir vómitos con sangre, en ocasiones provocan sangre en las heces.

¿Qué esperar en la consulta del médico digestivo?

Tras examinar al paciente, el médico formulará las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo empezó el vómito?
  • ¿Es la primera vez que vomita sangre?
  • ¿Qué cantidad de sangre había en el vómito?
  • ¿De qué color era la sangre, rojo brillante o rojo oscuro?
  • ¿Ha sufrido recientemente problemas como hemorragia nasal, cirugías, trabajos dentales, vómitos, problemas estomacales o tos fuerte?
  • ¿Tiene algún otro síntoma?
  • ¿Sufre alguna enfermedad grave?
  • ¿Está tomando en la actualidad algún medicamento?
  • ¿Bebe alcohol o fuma?

Una vez hecha la primera valoración en la consulta del médico o servicio de urgencias, las pruebas más habituales que suelen realizarse son análisis de sangre, exámenes de coagulación sanguínea y pruebas de la función hepática. Además, se pueden realizar, dependiendo del criterio del especialista:

  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD).
  • Gammagrafía nuclear.
  • Examen del recto.
  • Colocar una sonda a través de la nariz hasta el estómago y luego aplicar succión para verificar si hay sangre en el estómago.
  • Radiografías.
  • Ecografía.
  • Resonancia magnética.

Tratamiento de urgencia

Cuando se ha vomitado mucha sangre, los tratamientos más urgentes que pueden realizarse son:

  • Administración de oxígeno.
  • Transfusiones de sangre.
  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD) con la aplicación de láser u otras modalidades para detener el sangrado.
  • Líquidos intravenosos.
  • Medicamentos para disminuir la acidez estomacal.
  • Incluso una cirugía de urgencia, en el caso de que el sangrado no se detenga.

Además, el médico puede recetarle algún tipo de medicamento para detener los vómitos y llevar una dieta especial.

Complicaciones

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesiva

También te puede interesar:

 


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar