91 410 02 00

Operación de Hernia Inguinal

¿Qué es la Hernia Inguinal?

La hernia inguinal es una protuberancia en la ingle, producida por la rotura de la pared abdominal anterior. Los órganos de esta zona, como el intestino delgado, sobresalen por el hueco del canal forma de saco, provocando dolores agudos.

La hernia puede producirse por una debilidad en la pared abdominal existente desde el nacimiento, una operación en el abdomen que no haya cicatrizado bien, o por la debilidad del tejido conjuntivo.

Diagnóstico de la Hernia Inguinal

En Clínica Fuensanta contamos con los mejores especialistas médicos y cirujanos generales para el tratamiento de la Hernia Inguinal.

En la primera consulta, el médico le realizará una exploración de la zona afectada, además de explorar también aquellas zonas donde el paciente sienta molestias y dolor.

En algunas ocasiones será necesaria la realización de pruebas de diagnóstico por imagen, como una Tomografía Axial (TAC) o una ecografía para un diagnóstico más completo.

Síntomas de la hernia inguinal

El síntoma más claro de la hernia inguinal es la presencia de un bulto en la zona de la ingle. Este bulto puede causar dolor, sobre todo al realizar las siguientes acciones:

– Molestia al coger peso o realizar esfuerzos

– Toser repetidamente

– Hacer esfuerzos al ir al baño

– Dolor o ardor en el bulto

– En el caso de los varones, hinchazón en los testículos

Aunque existen casos en los cuáles no se detecta ningún síntoma, sí puede sentir un leve dolor constante, que se acentúa al realizar algunos de los esfuerzos anteriormente mencionados.

Cuando se presentan los síntomas de la hernia, es recomendable no esperar y acudir a una cita médica para el diagnóstico ya que tienden a crecer y cuando se produce el agrandamiento, la propia hernia puede atascarse dentro del orificio provocando la pérdida de riego sanguíneo. Cuando esto ocurre, el médico indicará que debe realizarse una cirugía. Los síntomas que presenta el paciente en estado más grave son; náuseas, vómitos, dificultad para ir al baño, incapacidad de eliminar gases, hinchazón intestinal, dolor en la ingle, entre otros.

Solicita una cita médica en Clínica Fuensanta o llame al 91 410 02 00 para solicitar información.

Tratamiento de la hernia inguinal

En la mayoría de los casos el diagnóstico es fácil, en la propia consulta y el tratamiento definitivo es la cirugía. Es importante destacar que una hernia tiende a crecer, de modo que si se deja pasar el tiempo y no se opera, esto puede generar complicaciones como la obstrucción del intestino en casos muy extremos.

Causas de la hernia inguinal

Diferenciamos dos tipos de causas:

  • Adquiridas: sobreesfuerzo cargando peso en el abdomen, estreñimiento, debilidad de la pared abdominal.
  • Congénitas: persistencia del conducto peritoneo-vaginal

Operación de Hernia Inguinal

En Clínica Fuensanta la operación de Hernia Inguinal está concertada con las principales aseguradoras médicas. Si no dispone de aseguradora médica, consulte aquí nuestras tarifas privadas.

La cirugía tiene una duración aproximada entre 30 y 60 minutos.

Existen dos tipos de cirugía para tratar la hernia; cirugía abierta o por laparoscopia. Tu cirujano será el que tras el diagnóstico de la Hernia Inguinal valore la opción más acertada.

  • Laparoscopia: La técnica consiste en inflar el abdomen de aire permitiendo así una mejor manipulación de los tejidos. Se introduce una cámara microscópica la cuál permite al cirujano introducir otras sondas para realizar el acto quirúrgico y coser tras finalizar. Es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva, permitiendo al paciente volver a su vida normal en un tiempo mucho inferior que mediante cirugía abierta. La cicatriz que queda tras la operación es mucho más reducida, el riesgo de pérdida de sangre es menor y los dolores post cirugía son más llevaderos debido a que la herida es más pequeña.

En casos de Hernia Bilateral o Femoral es preferible recurrir a la técnica de Laparoscopia.

  • Cirugía Abierta: Se trata de la técnica más tradicional, en la cuál el cirujano realiza un pequeño corte en la zona de la ingle. Durante la intervención se coloca una malla evitando así la futura formación de hernias en ese mismo lugar.

Esta cirugía se realiza en casos en los que la hernia es demasiado grande o si anteriormente se han realizado cirugías en mismo área a tratar.

 

Post-operatorio y tiempo de recuperación tras una operación de hernia inguinal

Como en toda cirugía, el proceso postquirúrgico es después de la cirugía el más importante, ya que el paciente debe realizar el reposo que el médico haya estimado oportuno y cumplirlo para la correcta cicatrización de las heridas quirúrgicas. Se estima que la recuperación completa se da a las 4 semanas. El tiempo de la recuperación tras la cirugía se verá afectado dependiendo del tamaño de la hernia. Las hernias detectadas en etapa temprana pueden conllevar una recuperación de unas 3 semanas, mientras que en hernias más grandes la recuperación puede alargarse 1 o 2 semanas más.

Por la zona en la que se encuentra localizada la hernia inguinal, se necesitará de un reposo completo al menos durante los 5 días posteriores a la cirugía. Es normal sentir molestias y sobretodo dolor tras la operación durante al menos el mes siguiente. El médico le aconsejará cuidar la dieta y tomar mucha fibra para evitar esfuerzos yendo al baño, ya que esto podría provocar mayor dolor.

Tras la cirugía y ser dado de alta por el médico, podrá irse a casa y allí realizar el reposo indicado por el médico. Pasada una semana deberá acudir a una consulta de revisión postquirúrgica para que el cirujano examine la herida y comprobar que todo ha ido correctamente. En la consulta debe indicarle al doctor si sufre algún síntoma o dolor anómalo tras la intervención para poder aplicar una solución. La operación de hernia inguinal tiene una tasa de éxito elevada, siendo en algunos casos necesario intervenir de nuevo por reaparición de la hernia. Por eso es importante seguir las pautas médicas de descanso, reposo y alimentación.

 

Consejos y cuidados tras una Cirugía de Hernia Inguinal

  • No realizar esfuerzos ni coger peso, el área operada aun está sensible
  • Reposo completo, con pequeños paseos a partir de la segunda semana
  • No ir a piscina o darse baños de larga duración
  • Evita movimientos bruscos y el deporte
  • No conducir durante al menos 2 semanas después
  • Limpiar la herida a diario para evitar infecciones

 

Te llamamos gratis

O también puede contactarnos
en el 91 410 02 00

¿No tiene aseguradora médica?
Solicite presupuesto cerrado para la intervención