91 410 02 00

Mordida abierta

mordida abiertaLa mordida abierta es una maloclusión dental que se caracteriza por no tener unidas las piezas dentales superiores y las inferiores. Así, la persona no puede llegar a cerrar totalmente la boca, y queda un espacio especialmente visible entre ellos.

Es una patología muy común, que además de afectar a la estética del paciente, puede genera problemas para la salud. De hecho, puede causar problemas en el habla (“ceceo”).

¿Cuáles son las causas de la mordida abierta?

Factores genéticos y externos pueden ser la causa de la mordida abierta. Asimismo, otros factores que pueden provocarla son:

  • Tener una cara muy alargada.
  • Chuparse el dedo habitualmente cuando están saliendo los dientes.
  • Masticar prolongadamente un objeto durante el crecimiento.
  • El hábito de empujar con la lengua, que además puede causar también disfunción de la articulación temporomandibular (ATM).

¿Cómo se trata la mordida abierta?

Independientemente del grado, la mordida abierta se corrige primeramente colocando una ortodoncia. Este tratamiento se utiliza cuando el paciente es aun joven y está en proceso de crecimiento.

En adultos y cuando el problema es más grave, el tratamiento más habitual es la cirugía, realizada por un cirujano maxilofacial. La intervención consiste en colocar la mandíbula superior en una nueva posición, fijándola con placas y tornillos. Una vez realizada la cirugía, normalmente se requiere la utilización de brackets para alinear los dientes correctamente.

¿Qué se puede hacer para prevenir la mordida abierta?

Existen una serie de recomendaciones que se pueden seguir para evitar que se produzca la mordida abierta:

  • Evitar los hábitos de chuparse el dedo o empujar con la lengua.
  • Reducir el uso de chupetes en niños.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar