91 410 02 00

Sobremordida

sobremordidaLa sobremordida es un problema de maloclusión que produce que los dietes superiores estén muy por delante de los inferiores. En ocasiones, este defecto casi ni se aprecia, sin embargo, en otros casos la mandíbula superior es mucho más grande que la inferior.

Es el efecto contrario al prognatismo mandibular, en el que la mandíbula inferior está más avanzada que la superior. Normalmente, el tratamiento busca reestablecer la estética

¿Qué causa la sobremordida?

En la mayoría de los casos, la causa es un problema hereditario. Sin embargo, en algunos casos, la patología se produce por algunos malos hábitos, como chuparse el dedo o usar chupetes durante demasiado tiempo.

¿Cómo se trata la sobremordida?

Lo primero que debe hacerse es valorar la gravedad de la sobremordida, ya que aunque la mayoría de las veces no requieren tratamiento, en ocasiones es necesario tratarlas para evitar futuros problemas dentales.

La primera opción es siempre la utilización de un aparato de ortodoncia. Con este aparato normalmente se recupera la capacidad masticatoria, el habla y la apariencia. Es más fácil que este tratamiento funcione cuando se aplica en niños y adolescentes, que todavía tienen la mandíbula en crecimiento. No obstante, para los adultos también puede ser un método efectivo, aunque pueda requerir más tiempo.

Cuando este tratamiento no es suficiente, se puede recurrir a la cirugía. En este caso, se sitúa la mandíbula superior más atrás, o la inferior más adelante. El cirujano maxilofacial recomendará que la intervención se realice cuando el desarrollo se ha producido por completo, alrededor de los 20 años de edad.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar