91 410 02 00

Hiperhidrosis

hiperhidrosis madridLa hiperhidrosis es un problema por el cual una persona tiene una sudoración excesiva; es decir, suda demasiado y de manera impredecible. Estas personas sudan incluso cuando la temperatura es fresca o cuando están en reposo.

El sudor ayuda a mantener el cuerpo fresco y en la mayoría de los casos es un proceso normal. Solemos sudar más cuando estamos nerviosos, cuando hacemos ejercicio, hace calor, o estamos avergonzadas o con miedo.

Sin embargo, en algunas personas esta sudoración se presenta sin causas aparentes, simplemente porque tienen glándulas sudoríparas hiperactivas. Y esto puede producir una molestia importante, tanto física como emocional.

Existen varios tipos de hiperhidrosis:

  • Primaria o focal. Cuando el sudor afecta a las manos, pies o axilas. La mayoría de las veces no se sabe la causa, y suele ser herditario.
  • Secundaria. Cuando la sudoración se produce como resultado de otra afección médica. Puede presentarse en todo el cuerpo o solo en una zona. Las afecciones que pueden causar hiperhidrosis son:
    • Acromegalia
    • Afecciones de ansiedad
    • Cáncer
    • Síndrome carcinoide
    • Cierto abuso de medicamentos y sustancias
    • Trastornos de control de la glucosa
    • Enfermedades del corazón, como ataque cardíaco
    • Hipertiroidismo
    • Enfermedad pulmonar
    • Menopausia
    • Enfermedad de Parkinson
    • Feocromocitoma (tumor de la glándula adrenal)
    • Lesión de la médula espinal
    • Accidente cerebrovascular
    • Tuberculosis u otras infecciones

¿Cuáles son los síntomas de la hiperhidrosis y cómo se detecta?

El síntoma más evidente es la humedad que causa la sudoración excesiva. Para detectarlo, el dermatólogo puede utilizar las siguientes pruebas:

  • Se aplica una solución de yodo en la zona por donde se suda. Una vez seco, se esparce almidón en la zona. Esta combinación hace que cualquier parte que presente exceso de sudor se torne de color azul oscuro.
  • Se coloca un papel en la zona afectada para absorber el sudor y después se pesa. Cuanto mayor peso, mayor probabilidad tienes de sufrir hiperhidrosis.
  • Puede que se realicen análisis de sangre para detectar problemas en la glándula tiroides u otras afecciones.
  • Los exámenes de diagnóstico por imágenes se pueden ordenar si se sospecha la presencia de un tumor.

¿Existe tratamiento para la hiperhidrosis?

Los tratamientos más comunes son:

  • Antitranspirantes, que taponan los conductos sudoríparos (no tienen nada que ver con los desodorantes). Lo normal es que estos productos tengan de un 10% a 20% de hexahidrato de cloruro de aluminio. En casos más graves se pueden recomendar productos con dosis más altas. Estos productos pueden causar irritación de la piel y estropear la ropa.
  • Algunos medicamentos pueden prevenir la estimulación de las glándulas sudoríparas. Se suele utilizar sobre todo para la sudoración del rostro y no son adecuados para todas las personas.
  • La Iontoforesis es un procedimiento que utiliza electricidad para desactivar temporalmente las glándulas sudoríparas. Es ideal para las manos y los pies.
  • Bótox. La toxina botulínica tipo A (Bótox) se usa para el tratamiento de la sudoración intensa en las axilas, los pies y las manos. La toxina botulínica se inyecta en la zona a tratar para bloquear temporalmente los nervios que estimulan la sudoración.
  • Simpatectomía torácica endoscópica (STE). Es un procedimiento quirúrgico poco invasivo que se utiliza cuando otros tratamientos no han funcionado. Se corta el nervio apagando la señal que indica al cuerpo que siga sudando. Sobre todo, es para personas que tienen el problema en las manos y en la cara (no en la axila).
  • Cirugía de axila. Se extirpan las glándulas sudoríparas en las axilas, con láser, raspado, escisión o liposucción.

Normalmente, con uno o con varios de estos tratamientos se logra manejar la hiperhidrosis.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar