91 410 02 00

Hipertirodismo

Hipertiroidismo - endocrino madridComo ya explicamos cuando hablamos del hipotiroidismo, la tiroides es una glándula situada en el cuello, que produce hormonas tiroideas, que son las que controlan buena parte del metabolismo humano.

Cuando la tiroides está demasiado activa, produce demasiadas hormonas y se produce lo que conocemos como hipertiroidismo.

¿Qué causa el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo es más común en las mujeres, en las personas con otros problemas de la tiroides y en las personas mayores de 60 años de edad. El trastorno más común es la Enfermedad de Grave, un trastorno autoinmune, al igual que ocurre con el hipotirodismo, con la Enfermedad de Hashimoto.

En este caso, es el propio organismo el que genera anticuerpos que estimulan la glándula para que sintetice más hormonas tiroideas.

Otras causas incluyen los nódulos tiroideos, la tiroiditis, el consumo excesivo de yodo y tomar demasiada hormona tiroidea sintética.

¿Qué síntomas tiene el hipotiroidismo?

Los síntomas pueden ser:

  • Estar nervioso o irritado
  • Cambios de humor
  • Fatiga o debilidad muscular
  • Intolerancia al calor
  • Problemas para dormir
  • Temblor en las manos
  • Latidos cardiacos rápidos o irregulares
  • Movimientos intestinales frecuentes o diarrea
  • Pérdida de peso
  • Bocio, cuello hinchado

¿Cómo se diagnostica el hipertiroidismo?

El médico o endocrino le examinará, analizará sus síntomas y realizará pruebas para la tiroides. La aparición de los síntomas clásicos, junto el bocio, nos dará las primeras sospechas. En las analíticas, las hormonas tiroideas (T4 y T3) en sangre que deben estar elevadas.

Asimismo, cuando existe sospecha de enfermedad de Graves Basedow se observan anticuerpos (antitiroglobulina, antimicrosomales, TSI) positivos.

La realización de una gammagrafia tiroidea puede ayudar a esclarecer el tipo y la función del bocio y, así, saber mejor cuál es el tipo de hipertiroidismo que tenemos.

¿Qué tratamientos tiene?

Lo normal es que su endocrino decida tratar el trastorno con mediación: propiltiouracilo y metimazol, que disminuyen los niveles de hormonas tiroideas. Los efectos se notan entre 6 u 8 semanas, en las que ya se alcanzan niveles normales de T4 y T3. Durante todo el tratamiento se realizan análisis de sangre periódicos para comprobar los niveles de hormonas.

Además, en ocasiones se puede requerir tratamiento para algunos de los síntomas del hipertiroidismo, como la depresión, la lentitud física y emocional, el aumento de peso, temblores,…

A veces se trata los pacientes con un tratamiento de Yodo Radioactivo, para destruir parte de la glándula tiroides, parando así la producción de hormonas tiroideas. Se debe tener cuidado, porque si se destruye más de lo normal, se puede llegar al extremo contrario y sufrir hipotiroidismo.

En los casos más extremos se recurre a la cirugía y se extirpa la glándula tiroides, ya sea en parte o totalmente. Se suele realiza en caso de bocio multinodular y de adenoma tóxico, y se procura respetar la mayor cantidad de glándula tiroides sana posible. De la misma forma que con el tratamiento anterior, se corre el riesgo de provocar un hipotiroidismo.

En el caso de que vayamos del hipertiroidismo al hipotiroidismo, se administra levotiroxina, que es un fármaco para el tratamiento del hipotiroidismo.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar