91 410 02 00

Menopausia

menopausiaLa menopausia es la época de la vida de una mujer en la que deja de tener menstruaciones. Sus ovarios dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona y la regla va desapareciendo. Sin embargo, no lo hace de forma repentina, sino que lo hace poco a poco.

Se considera que se ha llegado a la menopausia cuando una mujer no tiene el periodo durante un año seguido. Lo normal es que esto ocurra después de los 45 años, aunque los síntomas pueden empezar varios años antes.

Se puede producir menopausia precoz cuando la última regla se produce antes de los 40-45 años (menos del 4%), y de menopausia tardía si todavía existen menstruaciones después de los 55 años.

Síntomas de la menopausia

Los síntomas más habituales son:

  • Cambio en las menstruaciones: duran más o menos, los ciclos son más largos.
  • Calores y/o sudoración nocturna.
  • Dificultad para dormir.
  • Sequedad vaginal.
  • Cambios de humor.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Menos cabello y más vello facial.

¿Existe tratamiento para la menopausia?

La menopausia se encuentra dentro del proceso natural de las mujeres. Por lo tanto, los tratamientos están dirigidos a paliar los síntomas. Ante la llegada de esta nueva época, se debe acudir al médico o endocrino, para que, valorando su historia médica determine si se puede llevar a cabo algún tipo de tratamiento. Asimismo, debe valorar los riesgos que tienes de sufrir enfermedades del corazón, osteoporosis, o cáncer de mama.

En cuanto a los cambios en los hábitos de vida, se recomienda llevar una dieta rica en calcio, para evitar la osteoporosis, aumentar el consumo de vitamina D y reducir el colesterol.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar