91 410 02 00

Amigdalitis

otorrinolaringolo madridLa amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, que son dos masas de tejido de forma ovalada situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta.

Esta enfermedad afecta con mayor frecuenta a niños pequeños y en la adolescencia.

¿Cuáles son los síntomas de la amigdalitis?

Algunos de los síntomas más habituales son:

  • Amígdalas rojas e inflamadas.
  • Tener un recubrimiento blanco o amarillo en las amígdalas.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor al tragar.
  • Fiebre.
  • Glándulas sensibles y dilatadas (ganglios linfáticos) en el cuello.
  • Ronquera.
  • Mal aliento.
  • Dolor de estómago.
  • Rigidez en el cuello.
  • Dolor de cabeza.

En el caso de los niños se puede observar un babeo excesivo, negativa a ingerir alimentos, y sensación de que está más agitado de lo inusual.

¿Qué causa la amigdalitis?

En la mayoría de los casos, la amigdalitis está causada por un virus o infecciones bacterianas. La bacteria más común que la causa es el estreptococo del grupo A. Es muy importante conocer la causa de la enfermedad para poder ofrecer el tratamiento adecuado.

Las amígdalas son la primera línea de defensa del sistema inmunitario contra las bacterias y los virus que entran por la boca. De ahí que sean más sensibles a infecciones e inflamaciones.

Asimismo, existen una serie de factores de riesgo  que pueden potenciar la aparición de amigdalitis:

  • La exposición frecuente a gérmenes. Por eso, los niños son más propensos a sufrirlas, ya que están en contacto unos con otros en colegios, guarderías,…

¿Cuál es el tratamiento más habitual?

Cuando la amigdalitis está provocada por una infección bacteriana el médico le recetará antibióticos, normalmente penicilina. Cuando está provocada por un virus, en cambio, no se recetan antibióticos.

La extirpación de las amígdalas es una cirugía que se utiliza sólo cuando el paciente sufre amigdalitis de forma habitual o no responde a otros tratamientos.

Asimismo, el otorrinolaringólogo aconseja mejorar los hábitos de higiene para prevenir la amigdalitis:

  • Lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de ir al baño y antes de comer.
  • No compartir alimentos, vasos, botellas de agua, cubiertos,…
  • Sustituir el cepillo de dientes después de sufrir amigdalitis.

También te puede interesar


Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

La principal complicación que puede surgir cuando se sufren vómitos con sangre es el atragantamiento del paciente. Además, debido a la pérdida de sangre, puede producirse un déficit de glóbulos rojos o una hemorragia excesivaGuardar

Guardar