91 410 02 00

Operación del Sinus pilonidal o Quiste sacro

Llamenos al 91 410 02 00

¿Qué es un Quiste Sacro o Sinus Pilonidal?

Un quiste sacro o pilonidal es una cavidad anormal en la piel de esa zona del coxis que suele contener vello y partículas cutáneas. Como hemos dicho se suele producir en la parte superior del surco de los glúteos, en el coxis.

Es una patología muy dolorosa, que consiste en un un vello perfora la piel y se encarna, se infecta y se produce un absceso. Son más frecuentes en varones que en mujeres y sobre todo en hombres jóvenes. Asimismo, tienen más riesgo las personas que pasan mucho tiempo sentadas, como los conductores de camión o personal de oficina.

Es una afección relativamente frecuente en personas entre los 15 y 30 años y, aunque no es grave, genera muchas molestias.

Diagnóstico del Quiste Sacro

En Clínica Fuensanta contamos con los mejores especialistas médicos y cirujanos generales para el tratamiento del Quiste Sacro o también conocido como Quiste Pilonidal.  Pida una cita aquí.

En la primera consulta, el médico le realizará una exploración de la zona afectada, además de explorar también aquellas zonas donde el paciente sienta molestias y dolor.

En algunas ocasiones será necesaria la realización de pruebas de diagnóstico por imagen,como una Tomografía Axial (TAC) o una ecografía para un diagnóstico más completo.

El tratamiento dependerá del diagnóstico realizado por el doctor, pero en la mayoría de casos los quistes se tratan mediante cirugía con bisturí.

Causas del Quiste Sacro o Sinus Pilonidal

La principal causa es algún pelo suelto que penetra en la piel y una vez que ocurre esto, se crea un quiste alrededor, en respuesta del cuerpo a una sustancia extraña.

Otros factores de riesgo, como hemos dicho son:

  • Ser hombre.
  • Tener entre 20 y 30 años.
  • Sufrir obesidad.
  • El sedentarismo.
  • Pasar mucho tiempo sentado.
  • Tener mucho vello corporal.
  • Tener el pelo muy duro y grueso.

Guardar

Guardar

¿Qué síntomas tiene un quiste sacro?

  • Dolor intenso.
  • Enrojecimiento de piel.
  • Supuración de pus o sangre.
  • Olor desagradable de la zona.

Los sinus pilonidales pueden llegar a causar dolor y molestias. Los síntomas más comunes son, a parte de dolor en la zona, hinchazón, enrojecimiento y secreción de pus y sangre. En ocasiones puede llegar a causar fiebre. En ese caso debe acudir a su médico para que le realice un tratamiento.

Tipos

El sinus pilonidal no se diferencia en tipos, pero si que puede aparecer en diferentes partes del cuerpo, siendo la más común justo encima de las nalgas, como indicamos en la foto más arriba. También es común en las axilas, ombligo o cuero cabelludo. 

Tratamiento del Quiste Sacro o Quiste Pilonidal

En la mayoría de los casos el diagnóstico es fácil, en la propia consulta y el tratamiento definitivo es la cirugía. Es importante destacar que una quiste puede crecer, de modo que si se deja pasar el tiempo y no se opera, esto puede generar complicaciones a futuro.

Si el sinus pilonidal no es de gran tamaño, el médico le realizará la cura en consulta. Esto consiste en drenar la herida y tratar con antibióticos. Sin embargo, si el quiste vuelve a aparecer, es necesario recurrir a la cirugía para su completa eliminación. 

El quiste sacro se trata con cirugía y sus síntomas son muy notables. Así, se puede drenar a través de una pequeña incisión o extirparse quirúrgicamente.

Si uno de estos quistes no se trata de la forma adecuada, se puede correr el riesgo de padecer un tipo de cáncer de piel llamado carcinoma espinocelular.

¿Cómo prevenir la aparición de Quistes? Recomendaciones

  • Mantener la zona limpia.
  • Bajar de peso.
  • Evitar estar sentado mucho tiempo.
  • Uso de ropa muy ajustada.
  • Si trabaja sentado, procure dar paseos cada hora y media.

    Operación del Quiste Sacro 

    La cirugía es el tratamiento para eliminar el denominado quiste sacro o quiste pilonidal. Esta cirugía es de caracter ambulatorio, lo cuál quiere decir que no tendrá que pasar la noche en el hospital, y podrá volver a su casa tranquilamente una vez el médico le haya dado el alta. Tiene una duración aproximada entre 30 y 40 minutos y la anestesia que se aplica depende del tamaño del quiste. 

    Previo a la cirugía el Doctor le pedirá realizarse las pruebas del preoperatorio: analítica de sangre, radiografía de tórax y electrocardiograma, para comprobar que su estado de salud es el adecuado antes de realizarse la cirugía.

    Para comenzar la intervención, se realiza una incisión quirúrgica en el quiste para drenar el quiste y eliminar el pelo enquistado. La cirugía para eliminar el quiste es segura y eficaz y, la mayor parte de los casos, evita que el quiste vuelva a aparecer.

    Si pasado un tiempo el quiste vuelve a aparecer, vuelve a pedir cita con tu médico para que pueda valorar su caso particular. 

    Después de la cirugía, se debe tener especial atención con las recomendaciones y cuidados pautados por el médico. Es importante realizarse los correctos lavados para evitar futuras infecciones o que reaparezcan nuevos quistes.

    Si quiere pedir una cita con el médico especialista de Clínica Fuensanta, llame al 91 410 02 00 o pida cita online.

    Recuperación y postoperatorio tras la cirugía de quiste pilonidal

    El periodo de recuperación dependerá del tamaño del quiste y la zona en la que estuviera ubicado. Lo normal es necesitar reposo el mismo día de la cirugía, y los días posteriores no realizar movimientos bruscos, ni levantar peso.

    Será muy importante seguir los cuidados que recomendamos a continuación: 

    • Durante la primera semana lavar la herida mínimo dos veces por día y realizar al menos una ducha diaria con agua templada y sin jabón. Cambiar el apósito después de la ducha y mantener la herida limpia y seca.  
    • Acuda a una consulta de revisión pasados 7 días.
    • Intente no pasar mucho tiempo sentado, ya que el reposo no es absoluto. Pequeños paseos diarios le vendrán bien para mantener la zona activa.
    • El médico le indicará la medicación que debe tomar en caso de sentir dolor durante los días posteriores a la cirugía.
    • Mantener la zona operada rasurada, para evitar infecciones y que el quiste vuelva a aparecer.
    • Realizar una dieta rica en fibra.
    • Evitar el tabaco y el alcohol.

    Es importante seguir estos consejos, o los que le haya indicado el médico, ya que en ocasiones el quiste puede volver a aparecer hasta dos y tres veces. Siguiendo estas recomendaciones minimiza el riesgo de la reaparición de otro quiste.

    También te puede interesar:


    Recordatorio: esta información tiene como fin proporcionar pautas generales y no dar una opinión médica definitiva. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

    ¿No tienes aseguradora médica?

    Llámanos al 91 410 02 00 y un asesor personal le informará