91 410 02 00

Conoce los únicos casos en que puedes tomar medicación sin prescripción médica

automedicaciónCon esta ola de gripe que está asolando el país, quien más o quien menos se siente tentado de automedicarse con las primeras pastillas que encuentra por casa. La desesperación de un catarro que parece que no se cura nunca, nos lleva en ocasiones a tomar antibióticos u otros medicamentos que deben ser prescritos por un médico. Sin embargo, la automedicación es un hábito que desaconsejamos, ya que puede conllevar unos riesgos más graves de los que se creen.

Sólo está indicada la automedicación para tratar dolores leves, como el dolor, la fiebre, la acidez de estómago, el resfriado,…pero siempre durante un tiempo limitado. Si las molestias no remiten, se recomienda acudir al médico o especialista correspondiente para descartar otras patologías.

¿Qué ocurre si tomo medicación sin seguimiento de mi médico?

El exceso de medicación en momentos en que no lo necesitamos, puede crear resistencia. Es decir, que no nos haga efecto cuando realmente lo necesitamos. La automedicación más frecuente y la que más resistencia causa es la de los antibióticos. Muchas personas deciden tratar gripes o catarros con antibióticos, cuando la mayoría de estos casos son causados por virus y no por bacterias. Sólo en el caso de que la infección la causen bacterias, se podrían usar antibióticos.

Otro fármaco del que se suele abusar son los ansiolíticos. Este tipo de medicación puede tener unos efectos secundarios muy fuertes y necesitan de las indicaciones de un médico.

Algunos otros riesgos que puedes correr si te automedicas son:

  • Sufrir reacciones adversas, efectos secundarios e incluso intoxicación.
  • Dependencia o adicción.
  • Enmascaramiento de otras patologías más graves.
  • Interacción con otros medicamentos. Si tomamos otra medicación al mismo tiempo, puede haber una potenciación o disminución del efecto de alguno de ellos.
Automedicación en España