Fumar 1 paquete al día durante un año causa mas de 150 mutaciones celulares

El terrible daño genético de fumar puede acabar provocando cáncer

Un equipo de científicos ha medido el terrible daño genético causado por el tabaquismo en diferentes órganos del cuerpo. Además han identificado varios mecanismos distintos para los cuales el tabaco causa mutaciones en el ADN, lo que provoca cáncer.

El estudio ha demostrado que existe un vínculo directo entre el número de cigarrillos fumados en la vida y la cifra de mutaciones en el ADN del tumor. Las tasas de mutación más altas se observaron en los cánceres de pulmón, pero los tumores en otras partes del cuerpo también contenían estas mutaciones asociadas al tabaquismo, lo que muestra como fumar causa muchos tipos de cáncer humano.

También altera las células de la laringe, faringe, boca, vejiga e hígado. De hecho, fumar ha sido vinculado al menos con 17 tipos de cáncer humano.

Como decíamos, el cáncer es provocado por la mutación del ADN de una célula. Así, se han encontrado sustanciales diferencias entre los cánceres de las personas fumadoras y las que no lo eran. Estudiaron más de 5.000 tumores y encontraron que fumar un paquete de tabaco al día produjo 150 mutaciones en cada célula pulmonar al año. Y estas mutaciones son potenciales puntos de partida para padecer cáncer.

El tabaco produce la muerte de al menos 6 millones de personas cada año y si las cifras siguen subiendo de esta forma, la OMS pronostica más de mil millones de muertes provocadas por el tabaco en este siglo.

Fumar causa 150 mutaciones en células pulmonares y otros órganos

Los dolores de espalda y el estrés lideran las causas de discapacidad en España

Provocados en su mayor parte por la inestabilidad laboral

Según un estudio publicado por Zurich Seguros, el primer motivo de pérdida de ingresos por discapacidad en España son los dolores de espalda, seguidor por los episodios de estrés.

Estas dos dolencias además están muy unidas, ya que el estrés acaba provocando dolor de espalda, que muchas veces desemboca en una discapacidad crónica. E incluso puede desembocar en una imposibilidad para que el paciente pueda realizar ciertos tipos de trabajo.

Muchos estudios aseguran que los niveles de discapacidad están aumentando a nivel mundial. Y esto está causado por el envejecimiento de la población y la precariedad del mercado laboral. Sin duda, todo eso afecta a la salud de la población.

En lo que tiene que ver con la inestabilidad laboral, es más habitual que los que tengan menos problemas de salud sean los trabajadores a jornada completa. Sin embargo, los empleos de corta duración, por contrato y a jornada parcial, hacen que cada vez haya un número mayor de empleados expuestos a este tipo de enfermedades.

Dolor de espalda y estres: causas de discapacidad

Lavarse las manos protege de hasta 200 enfermedades

Reduce también el riesgo de desarrollar resistencia a los antibióticos

Un acto tan simple como lavarse las manos puede ayudar a prevenir la aparición de hasta 200 enfermedades. Al mismo tiempo, disminuye el riesgo de desarrollar resistencia a los antibióticos.

Algunas de las enfermedades que se pueden reducir son infecciones respiratorias (como la gripe común o gripe A, neumonía, tosferina,…), cólera, diarrea y hepatitis A y E, gastroenteritis, gastritis, neumococo, o lombrices intestinales.

Por ejemplo, diversos estudios han demostrado que lavarse las manos con jabón después de ir al baño y antes de comer puede reducir las enfermedades diarreicas en un 40%.

De la misma forma, la prevención de estas enfermedades reducirá el uso de antibióticos, y por extensión, la creciente resistencia a estos fármacos.

Los españoles no nos lavamos lo suficiente

Los estudios realizados para determinar los hábitos de limpieza de diversos países determinan que en España no nos lavamos lo suficiente las manos.

Mientras que en La India se lavan las manos 10 veces al día, en Suecia lo hacen 9 veces y en Reino Unido una media de ocho. Por el contrario, en España, las mujeres se lavan la manos en torno a 7 veces al día, y los hombres en torno a 6.

Por eso, desde Clínica Fuensanta queremos concienciar a los ciudadanos de la necesidad de mantener unos hábitos de higiene adecuados. Así, debemos lavarnos las manos antes y mientras cocinamos, después de tocar tierra o alimentos, tras ir al baño, antes de tocar a un bebé o al cambiarle los pañales, después de estornudar y toser. Por otro lado, también se recomienda hacerlo cuando llegamos a casa, después de viajar en transporte público o cuando hemos estado en lugares públicos con mucha gente.

Lavarse las manos con agua y jabón