91 410 02 00

La cirugía de la obesidad revierte el proceso de envejecimiento prematuro

Se produce un rejuvenecimiento de las células

cirugía bariátrica madridMuchos son los beneficios (y no solo estéticos) de la cirugía bariátrica o cirugía de la obesidad. En esta intervención quirúrgica se reduce el peso de los pacientes y ahora se sabe que este proceso puede ayudar a revertir el envejecimiento prematuro asociado a los pacientes que sufren obesidad.

El sobrepeso produce un incremento de los niveles de inflamación. Además, las personas que la sufren tienen telómeros más cortos al final de sus cromosomas. Los telómeros son regiones de ADN situadas en los extremos de los cromosomas y que actúan como un reloj interno de las células. Cuando la célula se divide, los telómeros se acortan (también pueden acortarse en situaciones de estrés oxidativo). Y cuando los telómeros son tan cortos, la célula ya no tiene capacidad para dividirse. De esta forma, se produce el envejecimiento de las células.

Aunque supone una mala noticia, lo bueno es que se trata de un proceso reversible. Ya que el envejecimiento prematuro puede corregirse gracias a la cirugía bariátrica. La pérdida rápida de tejido adiposo provoca que el cuerpo se desinflame. Además, está comprobado que transcurridos 2 años desde la intervención, los pacientes presentan telómeros un 80% más largos. De hecho, a los 24 meses de la cirugía ya se apreciaba un crecimiento de los telómeros. Por lo tanto, podemos decir que las células rejuvenecen.

También se produce un reducción de la diabetes y la depresión

Además, se ha comprobado que realizar una cirugía para reducir el sobrepeso conlleva un menor riesgo de depresión, de sufrir dolor en las articulaciones y enfermedades cardiovasculares. Por último, esta intervención ayuda a reducir la diabetes tipo 2 en la población obesa.

La obesidad infantil se ha visto multiplicada por 10 en los últimos 40 años

Hay más de 120 niños obesos en todo el mundo

nutricionista infantilSegún la Organización Mundial de la Salud (OMS) el número de niños y adolescentes con obesidad se ha multiplicado por 10 en los últimos 40 años. Así, se ha pasado de 5 a 50 millones de niña obesas, y en el caso de los niños, de 6 a 74 millones. En total, se puede hablar de que existen un total de 124 millones de niños y adolescentes obesos y 213 millones con sobrepeso, en todo el mundo.

En Europa, el 19%-49% de los niños y el 18%-43% de las niñas tiene sobrepeso. O lo que es lo mismo entre 12 y 16 millones de personas. Además, la tendencia indica que estas cifras van a ir subiendo.Más concretamente, en España, la obesidad ha aumentado en los últimos 40 años en niños del 3% al 12%, y en niñas del 2% al 8%.

El sobrepeso, uno de los mayores desafíos de la salud del siglo XXI

Manejando estas cifras, podemos decir que estamos ante un auténtico drama, que sufren más unos países que otros. De hecho los especialistas en Nutrición Infantil consideran que la obesidad es uno de los mayores desafíos de la salud del siglo XXI. De ahí que sean tan importantes las políticas de prevención que se desarrollan en los colegios y que debemos inculcarles en casa también. Entre estos buenos hábitos que deben extenderse entre los más pequeños, encontramos: consumir un desayuno saludable, comer más fruta y verdura y evitar el sedentarismo.

El principal objetivo, prevenir la futura aparición de problemas como la diabetes o enfermedades cardiovasculares o llevar incluso a una muerte prematura. Y es que el aumento excesivo de peso durante los primeros años de vida, está asociado a estas patologías.

Si sospechas que tu hijo puede sufrir obesidad infantil, consulta inmediatamente al nutricionista o al pediatra. Él te dirá si efectivamente debes preocuparte por su peso, estudiará las variables de su caso concreto y determinará las pautas a seguir. ¡Por que prevenir es curar!

La obesidad relacionada directamente con 8 tipos de cáncer

Algunos de ellos son el cáncer de hígado, páncreas u ovarios.

obesidadLa Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que ocho tipos de cáncer están relacionados con la obesidad y el sobrepeso. En concreto, la evidencia se ha encontrado en los siguientes tipos: cáncer de estómago, hígado, páncreas, ovario, tiroides, meningioma, y mieloma múltiple.

Asimismo, se demostró hace tiempo que la obesidad puede convertirse en un factor de riesgo en el cáncer de colon y recto, esófago, riñón, mama en mujeres posmenopáusicas y el endometrio en el útero.

Por ende, reducir el exceso de grasa corporal disminuye de forma proporcional las posibilidades de padecer cáncer. Así, los expertos en oncología recomiendan mantener un peso saludable con el fin de reducir el riesgo. Incluso cuidar este aspecto desde la edad infantil, ya que en diversos casos se ha comprobado que el sobrepeso en niños puede estar relacionado con casos de cáncer en la edad adulta.

Desde Clínica Fuensanta, tu médico en Madrid, recordamos la importancia de prestar atención a nuestra salud a diario para prevenir enfermedades más graves. Un simple gesto como cuidar la alimentación o hacer ejercicio puede cambiar la predisposición a padecer, no solo cáncer, sino otras muchas enfermedades. La prevención es el tratamiento más importante.

Obesidad y cáncer

El riesgo de cáncer aumenta en mujeres con sobrepeso

También tienen más riesgo de sufrir diabetes tipo 2, presión arterial alta o enfermedades cardiovasculares.

Las personas con obesidad tienen demasiada grasa en el cuerpo, y por eso tienen mayor riesgo de desarrollar problemas de salud como la diabetes tipo 2, presión arterial alta o enfermedades cardiovasculares. Además, se ha descubierto que estas personas también tienen un mayor riesgo de sufrir cáncer.

Los motivos que pueden llevar a ello son:

  • El aumento de los niveles de insulina.
  • La inflamación crónica de nivel bajo, relacionada con el aumento de muchos casos de cáncer.
  • Cantidades más elevadas de estrógenos, que hacen crecer el riesgo de cánceres como el de mama o endometrio.
  • El número alto de células grasas que producen un crecimiento de las células cancerosas.
  • La pérdida de peso y recuperación de forma repetida también puede ser un factor desencadenante.

Los tipos de cáncer más asociados al sobrepeso son el de mama, el de colon, de útero, riñón, cuello y cabeza, esófago, páncreas, endometrio, próstata, vesícula biliar o tiroides.

Los expertos recomiendan mantener un peso saludable. Para ello, se deben seguir unas normas alimenticias que ayudarán a conseguir el peso deseado (comer fruta, verduras, proteínas magras y grano integral, limitar los alimentos y bebidas con mucho azúcar). Por supuesto, la actividad físicas es muy importante para completar la dieta alimenticia; entre 30 y 60 minutos de ejercicio moderado diario puede ser suficiente.

A veces, los cambios nutricionales y de actividad física no son suficientes, porque el sobrepeso de debe a otros factores como los genéticos, hormonales, ambientales, emocionales,… En este caso, acudir a un nutricionista experto en estos temas, te ayudará a determinar tus necesidades concretas.

Mayor riesgo de cáncer de endometrio, riñón, colon y mama