La manipulación por parte de un fisioterapeuta puede solucionar el problema

La ciática se produce cuando el nervio ciático es prensado por el disco invertebral y la vértebra. Normalmente, lo causa un movimiento brusco y su sintomatología más clara es un dolor fuerte en la parte baja de la espalda, o en la zona lumbar. Este dolor empeora al caminar o mover la pierna y suele bajar por la pierna hasta los dedos de los pies.

Si no se trata correctamente, el dolor va aumentando y puede incapacitar al paciente para realizar sus actividades diarias. En la mayoría de los casos, los tratamientos no quirúrgicos, sobre todo fisioterapia y rehabilitación, son suficientes para solucionar la patología. Asimismo, se recomienda ejercicio moderado. Cuando el dolor no mejora por sí solo, se puede valorar realizar una cirugía

No obstante, antes de llegar a ese punto, se deben probar el resto de opciones:

  • Aplicar calor y frío en la zona. Se aplica durante 20 minutos, alternándolos, y se repite cada dos horas.
  • Toma de antiinflamatorios o corticoesteroides. Antes de tomarlos, debes consultar a tu médico.
  • Manipulación manual, por parte de un fisioterapeuta o médico rehabilitador. No obstante, las manipulaciones deben ser realizadas por profesionales capacitados, para ayudar a aliviar los dolores.

Con estos tratamientos, generalmente la ciática se resuelve sola en unos días o como mucho, semanas.